John Holt, Profesor que cuestionó el sistema de educación tradicional

Hoy quiero platicarte sobre John Caldwell Holt, un profesor que cuestionó el sistema de educación tradicional y que ademas es la persona que acuño el termino Unschooling.

Nació el 14 abril 1923 y falleció el 14 septiembre 1985, fue escritor, educador, defensor de la educación en el hogar y, mas específicamente del Unschooling y sobre todo fue un pionero en la teoría de los derechos de la juventud.

John Holt se desilusionó con el sistema escolar después de varios años de trabajo dentro de ella, se convenció de que la reforma del sistema escolar no era posible y comenzó a defender la educación en el hogar.

“Los niños que tienen con un entorno de aprendizaje rico y estimulante aprenderán lo que estén dispuestos a aprender y cuando estén listos para aprender.”

Holt cree que los niños no necesitan ser coaccionados para el aprendizaje, que aprenderán de forma natural si se les da la libertad de seguir sus propios intereses y ademas una rica variedad de recursos.

Esta línea de pensamiento llegó a ser llamado Unschooling.

Su primer libro de la educación en el hogar, Teach Your Own (Enseñale tu mismo), fue publicado en 1981 y rápidamente se convirtió en la “Biblia” del movimiento de la educación en el hogar.
Fue revisado por su colega Patrick Farenga y reeditado en 2003 por Perseus Books.

Holt escribió varios libros que han influenciado en gran medida al movimiento de Unschooling. Sus escritos han influido a muchas personas y organizaciones, incluyendo el Evergreen State College, Caleb Gattegno, Americanos para una Sociedad Libre de Restricciones de edad, la Asociación Nacional de los Derechos de los Jóvenes, y el Proyecto Freechild.

Holt no tenía un grado de enseñanza, que muchos creen que por su trabajo en el sector de la escuela privada le permitió dar el paso a que él tenga una opinión más objetiva sobre el sistema escolar estadounidense.
Al ser nuevo en el ambiente educativo, se cree que fue capaz de hacer distinciones más objetivas que otros educadores, en cuanto a lo que las escuelas dijeron que estaban haciendo y lo que hacían en realidad.

Durante los primeros años de su carrera de enseñanza, menciona de que las escuelas en general no estaban cumpliendo sus misiones debido al uso de los métodos equivocados y enfoques pedagógicos, y que estos fallos fueron la causa de que los niños que estaban dispuestos a aprender y estaban mas centrados en evitar la vergüenza y el ridículo por no aprender.

Holt escribió en su libro, How Children Fail (1964) “después de todo, si ellos (es decir nosotros) saben que no se puede hacer nada,  entonces no te culpes o castigues por no poder hacer lo que se te ha dicho que hagas”.

Esta idea le llevó a realizar cambios dentro de su propia clase para proporcionar un entorno en el que sus estudiantes se sienten más cómodos y seguros. Con el apoyo de su colega Bill Hull, Holt comenzó a poner menos énfasis en las calificaciones y pruebas, y comenzó a tomar medidas para disminuir la noción de clasificación de los niños. Se centró en que sus alumnos fueran capaces de comprender conceptos, en lugar de memorizarlos. En lugar de utilizar los métodos típicos para determinar el progreso de sus estudiantes, adoptó un enfoque más centrado en el estudiante.

Patrick Farenga parafraseó la distinción de Holt entre los estudiantes buenos y malos: “un buen estudiante tiene cuidado de no olvidar lo estudió hasta después de realizar la prueba.”
Con el tiempo, sus nuevos métodos para la enseñanza le llevó a ser despedido de su posición, según él se debió a que la escuela quería mantener “nuevas ideas (viejas ideas)”.

Después de salir Holt buscó otras oportunidades en la educación. Aunque le tomó algún tiempo para llegar a una conclusión acerca de sus propias ideas sobre la educación, así como dar sentido a sus observaciones, estudios y datos y en última instancia, sintió que las escuelas eran
“un lugar donde los niños aprenden a ser estúpidos.”
Una vez que desarrollo esta conclusión, su atención se centró en hacer sugerencias para ayudar a profesores y padres capaces de enseñar a sus hijos a aprender, lo que motivó su segundo libro, How Children Learn (Cómo aprenden los niños) en 1967.

A pesar de su exitosa carrera, todavía le llegaban rechazos, resentimientos y falsas esperanzas de colegas y los sistemas escolares que rodeaban sus ideas y métodos. Esta realidad lo empujó más y más en la idea de desescolarización (Unschooling).

Después de unos cuantos años de enseñanza y algunos puestos de profesor en universidades de la zona, Holt escribió sus dos siguientes libros, The Underachieving School en 1969 y What Do I Do Monday? en 1970. Ambos libros se centraron en su creencia de que las escuelas no funcionaban y sus ideas sobre cómo podrían ser mejor.

Holt había determinado este tiempo que los cambios que le gustaría ver que suceda en los sistemas escolares no eran propensos a convertirse en una realidad.
Estos cambios incluyen la relación entre los niños, los maestros y la comunidad escolar.
En este momento de la historia de la educación, el movimiento de la escuela libre estaba en su apogeo, y su siguiente libro, Freedom and Beyond (La libertad y más allá) en 1972, puso en duda gran parte de lo que los profesores y educadores hacian cuando sugirió que los niños deben tener más libertad en el aula.

Mientras que Holt continuaba como defensor de los niños, que tienen derechos y capacidades para tomar decisiones por sí mismos, sintió que el movimiento de la escuela libre no era la respuesta a la pregunta de cómo arreglar el sistema escolar.
Holt escribió entonces su libro Escape From Childhood (Las Necesidades y Derechos de la Infancia) en 1974, en la que afirmó que los niños deben tener independencia incluido el derecho a trabajar por dinero, recibir un trato justo y equitativo, el derecho al voto, e incluso el derecho a elegir los nuevos padres.

En ese momento sus nociones de que los niños tienen tanto derechos y responsabilidades no era muy popular, pero desde entonces los sistemas judiciales han visto cada vez más casos de niños que intentan hacer realidad muchas de las sugerencias de Holt, tales como la elección de su tutor legal en el caso de divorcios.

Aunque muchos de los trabajos previos de Holt se había discutido la reforma necesaria y el fracaso del sistema escolar tradicional, su séptimo libro, Instead of Education en 1976, se centró más en los padres para encontrar maneras legales para eliminar a sus niños las escuelas obligatorias. El libro fue aceptado por un gran número de padres que se planteaban educar a sus hijos en el hogar.
Esta correspondencia creció tanto que decidió iniciar un boletín de noticias para los padres en la educación en el hogar.

El enfoque de Holt comenzó a pasar de la crítica de los sistemas escolares a la escritura hasta hablar en público sobre la educación de los adultos y sobre cómo pueden enseñar a sus hijos mientras aprenden por sí mismos. Su libro, Never Too Late: My Musical Life Story (nunca es demasiado tarde: Mi autobiografía musical) en 1978, se centró en mostrar a los adultos que no eran demasiado viejo para aprender cosas nuevas. Esto se traduce en formas en las que los padres que no tenían experiencia en la educación podrían aprender a enseñar a sus hijos por su cuenta en un ambiente de educación en el hogar.

La primera edición del libro más notable de Holt en Unschooling, “Enseñale tu mismo”: El Manual de John Holt sobre la Educación en el hogar, fue publicado en En 1981. Este libro, como se señala en las primeras líneas, es “sobre maneras en que podemos enseñar a los niños,
o más bien, para que puedan aprender, fuera de las escuelas, en casa, o en cualquier otros lugares y situaciones (y cuanto más, mejor) podemos poner a su disposición, es en parte, un argumento a favor de hacerlo, en parte, un informe de las personas que lo están haciendo, y en parte un manual de acción para las personas que quieren hacerlo “.
Este manual ha sido utilizado por seguidores de Holt y la educación en el hogar y actualmente se sigue distribuyendo.

Incluso después de la muerte de Holt en 1985, su influencia en la educación en el hogar continua a través de sus obras. Su último libro, aprendiendo todo el tiempo: How Small Children Begin to Read, Write, Count and Investigate the World, Without Being Taught (¿Qué tan pequeños los niños empiezan a leer, escribir, contar e investigar el mundo,
sin que se les enseñe?), se publicó en 1989. Contiene una serie de sus escritos para crecer sin escolarización .

Según Holt, nadie comienza la vida siendo un estúpido. Con tan sólo observar a los bebés y a los niños y pensar y abrir la mente seriamente sobre todo lo que hacen y aprenden, notamos que muestran una forma de vida, una habilidad y un gran deseo de aprender.

Pero y, ¿qué pasa con esta extraordinaria capacidad de aprendizaje y comprensión intelectual cuando crecemos?. Pasa que se destruye, debido al proceso mal llamado educación, que se desarrolla en la mayoría de los hogares y escuelas.

La mayoría de nosotros los adultos, destruimos la mayor parte de la capacidad creativa e intelectual de los niños por las cosas que les hacemos y obligamos a hacer.
Sobre todo destruimos su capacidad al hacerlos temerosos, miedosos de no hacer lo que otras personas desean, de no agradar, de no cometer errores o de estar equivocados. Les infundimos miedo para arriesgarse, miedo para experimentar, para probar las cosas difíciles, miedo a lo desconocido. En lugar de aminorar sus temores los acrecentamos, a menudo de forma monstruosa. Encontramos ideal la clase de niños “buenos” que nos tienen el miedo suficiente para hacer lo que queremos, sin darnos cuenta de que que lo hacen debido al miedo que les imponemos. Los animamos a sentir que el principal objeto de todo lo que hagan en la escuela
es nada más conseguir una buena calificación en un examen, o para impresionar a alguien con lo que ellos aparentan saber. No solamente matamos su curiosidad sino el sentimiento de que es una cosa buena y admirable el ser curioso, para que así, a la edad de diez, quince años, la mayoría de ellos no hagan preguntas y muestren desdén hacia los pocos que así lo hacen.

Pero en una cosa debemos ser conscientes, debemos comprender que no todos los padres tenemos la capacidad de darnos cuenta de estos daños que a veces ‘inconscientemente’ comentemos, porque estamos muy sistematizados.

Sus libros se han vendido más de un millón y medio de copias y han sido traducidos
mas de catorce idiomas.

Holt describe en sus libros, que las escuelas fomentan la ansiedad y competencia, que los niños fracasan en ellas porque sienten miedo a ser castigados y humillados. Para Holt la escuela era una imposición dogmática que no tenía en cuenta los principios básicos de la educación: libertad y comunicación.

Holt escribió diez libros y numerosos artículos relacionados con la enseñanza y la sociedad que la rodea. Sus libros y escritos han sido de suma importancia para profesores, padres y educadores en casa. Muchos de sus libros se encuentran entre las obras más vendidas dentro de la rama de la enseñanza.

El autor Holt comentaba que sus libros no son un conjunto de teorías, si no de trabajos de campo que nacen de la observación y de su contacto con niños durante muchos años.

Holt sugirió que se hicieran escuelas, donde hubiese muchas cosas interesantes para ver y con las que pudieran trabajar y en la que se permitiera a los niños aprender a su manera.

“Si tienen preguntas, responder las preguntas. Si quieren saber dónde encontrar algo, enseñarles dónde tienen que buscar”.

Se crearon casi mil escuelas alternativas privadas inspiradas en sus ideas, todas fracasaron.
Según Holt “porque nadie quería mejorar las escuelas”. Muchos profesores querían hacer cambios en clase, como tener menos alumnos, menos papeleo, más sueldo para el profesorado, pero no querían cambiar el sistema educativo básico.

Diversos estudiosos de los métodos de Holt, comentan que sus ideas de reformas educativas fracasaron porque la sociedad desconfiaba ante estos nuevos métodos de aprendizaje, por ello tomo iniciativa en la educación en casa, Unschooling.
El discurso que Holt usaba en su revista estaba fuertemente influenciado por dos acontecimientos clave de su vida: su participación en el movimiento de las Escuelas Libres Norte Americanas, y por coincidir con otros pedagogos que influenciaron en la radicalización de su discurso, como es el caso de Paulo Freire, Everett Reimer o Ivan Illich otros autores con pensamientos similares de los cuales pronto te platicare.

 

Beneficios de jugar y aprender con Lego

Que los niños puedan jugar el tiempo que quieran es algo que todos los padres debemos permitir.

La mayoría de nosotros ya conoce Lego, y considero que sera un juguete Clásico, si es que no ya lo es, pues se encuentra en generaciones pasadas y continuara presente. Ademas no me puedes negar que armar y construir con estas piezas de Lego es muy entretenido y el tiempo literalmente pasa volando.
Y es que los Legos son más que simples juguetes de plástico, son una herramienta que ayudan a mejorar habilidades motoras y mentales.

Los beneficios que se obtienen al jugar con piezas de Lego son muchos, incluso se han convertido en un recurso necesario en ciertas empresas donde promueven la creatividad de sus empleados. No solo es un juguete apto para niños, los jóvenes, adultos y ancianos también podemos jugar y aprender de estos.

Los que siguen nuestro blog, seguramente saben que nuestra familia promueve el aprendizaje libre (Unschooling) y nos guiamos en los intereses de nuestro hijo.

Hoy te platicare sobre el aprendizaje que esta adquiriendo nuestro pequeño al jugar con Lego.

 

Habilidades de razonamiento

Capacidad para resolver problemas, este se observa cuando esta construyendo y nota que su construcción no esta quedando como lo esperaba, entonces encuentra otra forma de solucionar su situación, ya sea desarmando todo para volverlo a armar, agregando, o quitando piezas.

Planificación

Se observa cuando ya tiene pensado que construirá, planifica que piezas usara y los pasos que seguirá para lograr su diseño y evitar que tenga que desarmar su estructura.

 

Conocimientos matemáticos

Uno de los aprendizajes mas palpables y visibles a nuestro ojo adulto son las matemáticas, nuestro hijo aprendió a contar con las piezas Lego, porque para armar cierto diseño necesitaba saber el tamaño y es ahí donde aprende a contar o fraccionar, para lograr construir su diseño.

En el vídeo se muestra a nuestro hijo contando y la emoción que le da al contar.

A veces necesitaba contar la cantidad de piezas o botones de Lego y en este caso también desarrollo la noción de simetría y de distribuciones, ademas de identificar las letras.

 

Conciencia espacial

Al jugar con Lego también juega con el espacio, es decir, se hace conciente de la distribución del espacio, de las formas y tamaños de las piezas para lograr su construcción.

 

Aumento de concentración

A veces los adultos solemos pensar, “pero solo esta jugando, ¿qué puede aprender?”, déjame decirte que jugar y no solo con Lego trae infinidad de beneficios, y esta comprobado. Al construir con Lego se aumenta la concentración, te sumerges en lo que estas creando, por lo tanto los niños ejercitan su concentración.

Seguridad ante los retos

Construir una figura grande o de diseño complejo puede ser un gran reto, y terminarlo les deja a nuestros pequeños mucha seguridad personal y confianza en sus habilidades. Esto les ayudara a comprender y asimilar los retos que se le presenten en su vida de manera tranquila.

 

Creatividad

Todo lo que puedas imaginar se puede construir con Lego, y eso lo tenemos comprobado en cada construcción y diseño que realiza nuestro hijo, desde autos, casas, castillos, edificios, barcos, maquinas, animales, etc, las posibilidades son infinitas, por lo que la creatividad con Lego esta a la orden del día.

 

Inteligencia Emocional

Esta comprobado que jugar con colores y formas ayudan a liberar emociones negativas, por lo que al jugar con Lego, los niños se llenan de energía positiva, relajan su mente y mantienen la calma.

Jugar con Lego puede ser muy divertido y si le agregamos todos los beneficios que personalmente hemos comprobado y ademas compartes estos momentos de juego en familia te aseguro, incrementara y mejorara sus lazos familiares.

El conocimiento y aprendizaje se adquiere no solo con información sino que también se adquiere de manera natural y a través del juego.

 

Unschooling una filosofía de vida

¿Qué es exactamente la filosofía Unschooling? ¿Y en qué se basa esto?
Unschooling se compone de dos palabras, Un = sin, schooling = escolaridad .

Unschoolig es una filosofía que se expande a formas educativas. Y que Joyce Fetteroll lo puede explicar muchísimo mejor que nosotros. Aquí te comparto la traducción al español que he realizado de su articulo donde nos explica a detalle las bases de esta filosofía.

John Holt acuñó el término Unschooling. Él observó y escribió sobre el aprendizaje natural de los niños en los años 60. Su propósito era mejorar las escuelas como entornos de aprendizaje, sus observaciones describían una gran cantidad de insensatez sobre la enseñanza que se interponía en la manera de ver cómo los niños realmente aprenden.
Pasó de la reforma escolar a reconocer que sin libertad para elegir, el aprendizaje se ve obstaculizado.

Frank Smith también ha escrito sobre el aprendizaje natural a pesar de que no sabía sobre Unschooling. Su Libro “Learning and Forgetting” es corto y muy fácil de leer, el cual recomiendo.

Seguir esta filosofía es mantenerte firme en respetar, acompañar y apoyar a los niños a SER, es vivir como si la escuela no existiera.

Supongo que nunca había pensado en la filosofía de Unschooling específicamente.
Una filosofía es una idea que es verdadera para ti, como por ejemplo. “Es mejor ser vegano y no comer animales”, “La paz y el amor es la mejor opción.” “Los niños aprenden mejor mediante la exploración basada en sus intereses”.

Los principios de cada filosofía te ayudan a tomar decisiones. Tales como elegir tener mucha hambre en un evento en lugar de comerte los sándwiches de jamón que te ofrecen, elegir una mejor vida llena de amor, elegir entender lo que un niño está aprendiendo con los videojuegos en lugar de escuchar las voces de la sociedad.

La idea principal de la filosofía Unschooling es que los seres humanos nacemos aprendices, eso es lo que John Holt observó una y otra vez.

Los niños aprenderán mejor cuando se les permita aprender, qué, cómo y cuándo quieran.

Esto, por supuesto, no le dice a nadie qué hacer ¿Verdad?.

En otro artículo te platico sobre lo básico para iniciar Unschooling según nuestra experiencia.

La filosofía te ayuda a tomar decisiones, y en base a principios como la paz, la confianza, el respeto, te guían el camino.

Algunas personas consideran la filosofía unschooling como libertinaje, ya que tenemos creencias que se nos infundaron desde pequeños y nuestra mente cerrada no nos permite ver mas allá, y piensan que los niños se “descontrolaran”.
Pero no es así, todos tenemos principios, todos nos limitamos a las decisiones que consideramos correctas y verdaderas para nosotros. Si no tuviéramos principios, estaría bien disparar a nuestro vecino por seguir su fiesta escandalosa a las 6 de la mañana en Domingo. Pero voluntariamente nos limitamos porque reconocemos que algunas opciones violan nuestros principios.

Cuando los niños son tratados con el mismo respeto que damos a otros seres humanos, la vida familiar (Unschooling) se ve reforzada. Como efecto secundario, los niños ven cómo el respeto funciona en situaciones de la vida real. Experimentan lo que se siente ser respetado y devuelven el mismo respeto al mundo.

El respeto de la dignidad de los niños como principio de la paternidad es una idea que nadie es obligado a aceptar. Pero los que vivimos esta filosofía hemos experimentado la vida con y sin ese tipo de respeto y sabemos lo maravilloso que puede ser este cambio. Aquellos que sólo han experimentado la paternidad convencional sólo pueden adivinar los efectos y regularmente rechazan el principio sin una experiencia vivida.

Los objetivos de unschooling son diferentes de otros métodos de educación en casa. El objetivo de la filosofía unschooling no es precisamente la educación académica.

Es acompañar y ayudar a un niño a SER quien es y florecer en quien se convertirá. El aprendizaje ocurre como un efecto secundario.

Un ejemplo claro: La gente planta huertas para cultivar hortalizas, en algún momento llegan polinizadores. Incluso juegan un papel vital, pero el propósito de plantar huertas no es atraer a los polinizadores, ese mismo efecto sucede con esta filosofía, no puedes no aprender.

El propósito de los otros métodos de educación en casa es darle al niño lo que le atrae a los padres (seamos sinceros). De una manera la educación formal es como esos juguetes educativos que los padres quieren dar a sus hijos para su cumpleaños.
Lo que compran en plan de estudios es una imagen de lo que quieren que sea su hijo. La imagen puede ser tan simple como prepararlos para que sean lo que quieran ser. Sin embargo, es lo mismo que imaginar a tu hijo jugando con el xbox que tu como padre deseas que tenga. ¿Qué pasa si el niño no tiene interés en los juegos de xbox? ¿Qué pasa si el niño realmente quiere un Nintendo?

La mayoría de los padres ven la educación como un regalo que dan a sus hijos. Pero ¿qué pasa si el hijo no quiere el regalo? Si el propósito de dar un regalo es satisfacer la necesidad del padre para que el hijo tenga el regalo, ¿es realmente un regalo? Si el padre del regalo necesita al hijo para que este aprecie el regalo y el esfuerzo implicado en proporcionar tal regalo, ¿es realmente un regalo?
Es útil y respetado para los padres que eligen la educación formal. A pesar de las imágenes de niños felices que utilizan los diversos currículos formales como publicidad, no se trata de dar un regalo, se trata de satisfacer las necesidades de los padres. Se trata de moldear y moldear a un ser humano contra su voluntad en algo que queremos que sea.

Eso suena duro verdad, pero si no fuera contra su voluntad, entonces los niños elegirían hacerlo por su cuenta. Si no fuera contra su voluntad, nunca habría casos en los que el padre estaría obligando al niño a hacer algo por el plan de estudios que el niño no quiere hacer. Nunca habría casos en los que el niño no pueda decir “No quiero terminar esta tarea”.

Unschooling es apoyar, acompañar y respetar al niño creciendo y floreciendo en lo que son. La educación formal consiste en moldearlas en lo que el padre piensa que es valioso ser y se respeta.

Ahora sabes cual es la base fundamental de la filosofía Unschooling, cada familia que la practica es única, ninguna sera igual a otra, pues cada niño es distinto y tiene intereses distintos.

 

___________________________________________________________________
(*)Traducción y adaptación del texto de Joyce Fetteroll:  The Unschooling Philosphy.

 

Un Pollo Vengador en el espacio

Había una vez un extraterrestre que se llamaba Pollo Vengador, tenia una capa roja y una amarilla, usaba las dos al mismo tiempo.

 

El era el protector del sistema Solar, a él le encantaba vivir en el planeta Tierra. El viajaba a los otros planetas con su capa roja y amarilla.

Un día fue al planeta Júpiter, un planeta muy muy lejano que tiene anillos, de pronto dio un brinco al planeta Saturno que también tiene uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siente, ocho anillos.

¡Luego salto! poyiying, poyiying poing,poing, y llego al planeta Marte, un planeta que tiene puntos y es de color rojo.

Ahora con su súper capa roja y amarilla dio un brinco al sol, pero no estuvo ni un minuto, y volvió a brincar y brincar poing, poing, poing y luego salto y salto y vio un cometa roca, pero no se detuvo, y voló puug pusshh y regreso al planeta Tierra y tzzzz…aterrizo.

Y colorín colorado este cuento se ha acabado, y colorín colorete hasta la luna llega el cohete, espera.. aun tengo que contar mas.

El pollo vengador voló y voló… y entonces, ¿Que paso? brinco y brinco.. y llego al planeta ranga, un planeta en forma de casa, pero muy pequeñita.. y tzuzzz aterrizo, se quito su capa y se convirtió en el súper Pollo Vengador, ¡no era una gallina!.

Se coloco su capa otra vez y volvió al planeta Tierra, en sus tantas aventuras siempre usaba su capa roja y amarilla, el Pollo Vengador ya no era una gallina.

Ahora si ya termine.

 

Autor del cuento: JJ 4 años de edad.

 

Todos los derechos de autor reservados.

Déjanos tus comentarios, nos encanta leerte.

Lo que aprendí, que tenía que desaprender

Me hubiese gustado seguir siendo un niño

ausente de todo sin ningún compromiso
entonces la vida era mía,la tristeza no dolía
la sonrisa en un pequeño es el pan de cada día.

 

Me hubiese gustado quedarme en un niño
jugar al adulto pero no haber crecido
soñar con la amiga de mi hermana
que aunque mayor parecía o mas bien me imaginaba
que también yo le gustaba.

 

Cuando era niño nada se me complicaba
pensaba distinto,era distinto
la vida no me cuestionaba.

 

Cuando era niño
nada me atemorizaba
una caída era rutina,dolía pero me levantaba.

 

Me hubiese gustado seguir siendo un niño
gozar de la escuela,y también de mi abuela
que en sus sueños frutados de ser peluquera
me trasquilo la cabeza,y en lugar de raya en medio
yo parecía carretera.

– Fato

¿Por que comparto esto?, simple, como debería ser la vida, y mucho más simple la vida de un niño: es la letra de una canción que escuche ya hace mucho tiempo, cuando yo

estaba más cerca de ser un adolescente que un niño, nunca la olvide, nunca olvide su letra o su autor, de ves en cuando la vuelvo a escuchar, por simple gusto o a veces en momentos de debilidad, quizá es una de las cosas de este universo que me ha guiado a seguir de la mano con mi esposa, un camino distinto para el aprendizaje de nuestro hijo, así como también para guiarlo de manera diferente en este sendero que es la vida, cuando uno es pequeño, de pocas
cosas tiene que preocuparse, solo jugar y ser feliz, y es el deber de uno como padre lograr que un niño se concentre solo en eso, por que es lo que va a nutrir el alma de nuestro(s) hijos, es como un árbol cuando va creciendo, de pequeño hay que cuidarlo de la mejor manera para que tenga buenas y fuertes raíces, para que cuando sea grande pueda seguir con el legado para las semillas que un día dará, así nuestra tarea es, como guías, llenar con lo mejor sus almas(por que eso somos), para que cuando sean adultos, sean adultos hermosos.

Dentro de nuestra tarea como guías, entra un aspecto muy importante que tenemos que cubrir, la educación de nuestros hijos, y hablando de educación no solo nos referimos a mandarlos a la escuela para que una persona que no conoce a nuestros hijos al 100%, se encargue de ellos, con educación nos referimos a muchas cosas, la educación va más allá de aprender a leer, sumar, restar, etc., en lo personal creo que más que educar hay que guiar, no menciono enseñar, por que no somos expertos en todo, nosotros como padres damos el ejemplo, por que creo que la mejor manera de aprender y no solo para un niño, si no para todas las personas, es con el ejemplo de alguien más.

Lo que veamos que hace otra persona , nosotros tal vez también lo vamos a hacer, por que tenemos como humanos esa capacidad y libertad de decidir que hacemos y que no, y así es como nosotros podemos guiar a nuestros hijos, haciendo las cosas de la mejor manera, para que ellos aprendan principalmente con un buen ejemplo.

¿Por que menciono lo anterior?, de aquí surge el titulo de este tema, por que así como hoy soy padre, un día fui un hijo y tuve un padre, no diré que fue el mejor del mundo, por que soy realista, se que lo hizo de la mejor manera que pudo, no lo hizo mal, pero desde mi punto de vista pudo hacer mejor algunas cosas, y evitar concentrarse en otras, aquí es donde yo aprendí a desaprender, aprendí a tomar las cosas buenas de mi padre, y aprendí a desaprender las cosas que yo considero estaban mal, para no repetirlas con mi hijo, por que
comparando mi infancia con las de otras personas u otros niños en aquel tiempo, considero que la mía pudo ser mejor, no que me hubiera gustado que me “dieran todo”, como he escuchado decir a muchos padres, pero considero que hay que darle las herramientas necesarias y suficientes a nuestros hijos para que se diviertan siendo niños, por que no hay manera mas divertida de aprender que jugando, no hay mejores resultados que cuando te diviertes haciendo lo que te gusta, lo que amas, y hay que guiar por ese camino a nuestros hijos, por el camino de hacer las cosas que aman, y a hacerlas con amor.

error: ¡¡Contenido protegido!!