La crisis en la Educación temprana, el lado negativo

El lado negativo de acelerar el aprendizaje en los niños

Joan Almon y Edward Miller: Investigación, más juego y menos presión en la educación temprana.

“Los niños que aprenden a leer a los cuatro años no muestran ventajas en términos académicos comparados con aquellos que lo hacen a los siete. Los pequeños impulsados a leer precozmente muestran deficiencias en creatividad o curiosidad.”

Numerosos estudios -algunos que se extienden por décadas- muestran la efectividad de la educación basada en el juego y el aprendizaje por la acción, todavía son muchos los que siguen ignorando esta realidad y, en cambio, insisten en justificar un tipo de enseñanza formal o tradicional, que sólo muestra resultados de corto plazo, pero que a largo plazo puede tener efectos desastrosos para muchos niños.

El deseo de forzar prematuramente el aprendizaje en los pequeños no es un tema nuevo. Cuando el psicólogo suizo Jean Piaget –quien falleció en 1980- estudiaba las etapas del desarrollo cognitivo en la infancia, se encontraba muy frecuentemente con lo que denominó “la pregunta”: ¿Cómo podemos acelerar el proceso de desarrollo en los niños?

“No existe ninguna investigación que demuestre que los pequeños que leen a los cinco años se desempeñan mejor en el largo plazo que aquellos que aprendieron a los seis o siete.”

Y no sólo eso, se ha visto además que la presión que experimentan los niños por aprender en forma precoz ha traído consecuencias negativas, nada saludables. Los educadores y los médicos dan cuenta de un número creciente de incidentes de comportamiento agresivo y extremo en los  jardines infantiles y colegios, vinculándolos a estas exigencias antes de tiempo.

Los datos de Gilliam mostraron que había una correlación entre la cantidad de juego en el jardín infantil y las tasas de expulsión: cuanto menos juego, más expulsiones. Otros investigadores estudian actualmente los crecientes índices de agresividad en las salas de clases de pre-kinder y kínder. El documento sobre crisis en el jardín infantil  (Crisis in the kindergarten), de la ONG Alianza para la Infancia, entrega muchos más ejemplos al respecto. Cuando Walter Gilliam, director del Centro de Estudios sobre la Infancia, en la Universidad de Yale (Child Study Center), encuestó a unos 4.000 profesores pertenecientes a jardines infantiles financiados por el Estado, descubrió que los niños de tres y cuatro años eran expulsados en una proporción tres veces mayor en comparación con la tasa nacional, para los estudiantes de educación pública. Además, los varones expulsados del jardín infantil eran 4, 5 veces más que las niñas.

En el estado de Connecticut, el periódico virtual Hartford Courant informó que el comportamiento de los estudiantes en los años preescolares representa cada día más una amenaza física para sí mismos y los demás. En el año 2012, las escuelas de esta ciudad suspendieron o expulsaron a 901 alumnos de jardines infantiles por peleas, actitudes desafiantes o berrinches; cifra que representa casi el doble de lo ocurrido en 2010.

Una autoridad escolar de New Haven (ciudad de Connecticut) atribuyó el incremento de la violencia de los niños pequeños al creciente énfasis en las pruebas sistemáticas y a la eliminación del tiempo de recreo, de gimnasia y de otras instancias para jugar. “Ya no es como cuando nosotros éramos niños, cuando podíamos contar con una hora o más diariamente para jugar y explorar”, señala la autoridad. “Ese tipo de tiempo ya no existe más.”

Por su parte, Stephen Hinshaw, profesor de psicología en la Universidad de California, Berkeley, y experto en trastornos de hiperactividad, se refirió a la necesidad de un enfoque más amplio del jardín infantil: “Más importante que la lectura temprana es el aprendizaje de habilidades para jugar, que conforman las bases de las habilidades cognitivas.”  También recordó que en Europa, a menudo a los pequeños no se les enseña a leer hasta los siete años. Y advirtió: “La insistencia para que lean antes de los cinco años genera una presión innecesaria en el niño”.

Es tiempo de desacelerar el proceso: evidencia internacional

En la década de los 70, Alemania también se embarcó en un plan para acelerar el aprendizaje preescolar, convirtiendo sus jardines infantiles en centros de logro cognitivo. Sin embargo, un estudio comparó 50 clases basadas en el juego con 50 centros de aprendizaje temprano y descubrió que “a los diez años, los niños que habían jugado sobresalían de muchas maneras con respecto a los otros niños. Estaban más avanzados en lectura y matemáticas y se adaptaban mejor social y emocionalmente al colegio. Además, sobresalían en creatividad e inteligencia, expresión oral e ‘industria’. Como resultado de este estudio, los jardines infantiles alemanes volvieron a ser espacios dedicados al juego.

Una reciente investigación de Sebastian Suggate, de la Universidad de Otago, Nueva Zelandia, no descubrió ventajas a largo plazo de enseñar a leer a los niños de cinco años en comparación con hacerlo a los siete. Suggate realizó este estudio porque no encontró ningún estudio anglófono que confirmara si los lectores tardíos estaban en ventaja o en desventaja. Sólo halló un trabajo metodológicamente débil, de 1974, pero nada más a partir de esa fecha. A pesar de ello, la gente insiste normalmente en que la lectura temprana es parte integral del logro y el éxito posterior del niño. El investigador admite estar sorprendido, por lo tanto, de haber descubierto que las cosas no son tan así.

Suggate llevó a cabo tres estudios muy diferentes, pero complementarios, entre sí. En el primero analizó nuevamente la información recopilada como parte del Informe PISA 2006 “y descubrió que a los 15 años no se evidencian ventajas de haber aprendido a leer antes de los cinco años.

“ El deseo de conseguir un camino rápido hacia el “éxito”, junto con la presión ejercida por estándares complejos y pruebas de rendimiento, han construido una nueva ‘supercarretera’ sin límites de velocidad ni vallas de contención: un lugar muy peligroso para los niños.”

El tercer estudio de Suggate analizó la lectura desde el inicio hasta el final de la educación básica, tanto en escuelas Waldorf como en escuelas estatales. Y su conclusión es que un comienzo temprano no conduce a una ventaja posterior. Además, determinó que los factores tempranos más importantes para una buena lectura posterior son las experiencias de lenguaje y aprendizaje logradas sin una instrucción formal de lectura. Debido a que los lectores tardíos siguen aprendiendo a través del juego, del lenguaje y la interacción con adultos, su aprendizaje a largo plazo no se ve afectado. Al contrario, estas actividades los preparan muy bien para un posterior desarrollo de la lectura. La investigación entonces plantea la interrogante: si no existen ventajas de aprender a leer a los cinco años, ¿habría desventajas asociadas a empezar a leer antes?. Luego comparó 54 niños de colegios Waldorf –donde la enseñanza de la lectura comenzó a los siete años- con 50 niños que asistieron a colegios donde la lectura empezó a enseñarse a los cinco años. Todos fueron sometidos a la misma prueba a los doce años. El estudio (que también tuvo en cuenta el ambiente de alfabetización y nivel socioeconómico familiar, la educación de los padres y aspectos de etnicidad y género) no detectó ninguna diferencia a los doce años en la fluidez y comprensión de lectura entre ambos grupos.

El lado negativo de la aceleración

El deseo de conseguir un camino rápido hacia el “éxito”, junto con la presión ejercida por estándares complejos y pruebas de rendimiento, han construido una nueva ‘supercarretera’ sin límites de velocidad ni vallas de contención: un lugar muy peligroso para los niños.

Creemos que, en lugar de someter a los preescolares a test de rendimientos o a mediciones de habilidades específicas (como saber las letras, sumar o restar), los educadores debiéramos evaluar de manera más amplia y flexible el desarrollo infantil, considerando lo cognitivo, pero también lo socioemocional, lo físico y aspectos como la creatividad, entre otras cualidades esenciales de la vida humana.

Los estudios muestran que las consecuencias a largo plazo de una educación parvularia inapropiada son nefastas. El Estudio de Comparación de Currículo Preescolar (PCCS) de la ONG High/Scope, también conocido como Estudio Preescolar Perry de High/Scope, podría ser el ejemplo más sorprendente.

Los resultados son claros: entregar una educación parvularia inapropiada a niños en riesgo social tiene un efecto negativo permanente. Millones de preescolares han sido sujetos de una escolaridad que exige mucho en muy poco tiempo. Lejos de reducir la brecha de aprendizaje con estos métodos, se están intensificando los problemas. Por eso, es tiempo que los educadores y los legisladores adopten la regla que guía a la comunidad médica: En primer lugar; no hacer daño.

¿Qué hemos perdido?

Mientras las escuelas se enfocan en inculcar habilidades matemáticas y de alfabetización en los más pequeños, unos pocos investigadores se preocupan de estudiar qué se está perdiendo como consecuencia de estos aprendizajes acelerados. La creatividad es una de estas pérdidas. El Test de Pensamiento Creativo de Torrance, aplicado millones de veces, por más de cinco décadas en 50 idiomas, es un mejor indicador que el CI para saber qué estudiantes se convertirán en innovadores exitosos en una gran variedad de profesiones.

“La creatividad es una casualidad…
La curiosidad es otra…”

En 2010, Kyung Hee Kim, psicóloga del William and Mary College (Estados Unidos) reveló a la revista Newsweek los resultados de una investigación que analizó casi 300 mil puntajes Torrance de niños y adultos, comprobando que los puntajes de creatividad habían ido aumentado constantemente, al igual que los puntajes de CI, hasta 1990. Pero desde entonces, los puntajes de creatividad han ido disminuyendo poco a poco. “Es muy claro y la reducción es muy significativa”, recalcó Kim. Esta disminución es más grave en los más pequeños, entre el nivel de jardín infantil hasta el 6° básico (11-12 años).

La curiosidad es otra de las habilidades que se ha ido perdiendo. Susan Engel, catedrática en psicología y directora del Programa sobre Enseñanza en el William & Mary College, diseñó una investigación para estudiar la curiosidad en la sala de clases. Sin embargo, durante una serie de visitas a colegios, observó tan pocos ejemplos de niños haciendo preguntas y expresando curiosidad, que tuvo que suspender el estudio.

“ Más importante que la lectura temprana es el aprendizaje de habilidades para jugar, que conforman las bases de las habilidades cognitivas.”

La pérdida de curiosidad tiene profundas implicancias para la educación. Los educadores de ciencias y de matemáticas hablan cada vez más de la necesidad de un aprendizaje por indagación; es decir, enfocarse en el aprendizaje construido por el alumno en oposición a la información transmitida por el profesor. Irónicamente, el aprendizaje iniciado por el estudiante es exactamente la forma en que los niños pequeños aprenden cuando se les permite jugar e involucrarse en el descubrimiento por la acción. Lamentablemente, muchos enfoques actuales de educación preescolar reprimen, de forma involuntaria quiza, la curiosidad y el aprendizaje vivencial en los niños pequeños, lo que dificulta la enseñanza de ciencias y matemáticas avanzadas en cursos posteriores.

Es tiempo de dar inicio a una década de la infancia, que restablezca y preserve la educación basada en el juego.

___________________________________________________________________
(*)Traducción y adaptación del texto de Joan Almon y Edward Miller: The Crisis in Early EducationA Research-Based Case for More Play and Less Pressure.

Aprendiendo idiomas con Unschooling

Aprender varios idiomas cuando ya eres adulto es un tanto complicado, ademas de que si te formaste dentro del sistema tradicional solo conoces una sola manera de aprender, y es utilizando lápiz, papel y memorizando las palabras, porque lastimosamente así aprendimos durante mas de 15 años.

Pero hoy te platicare algo diferente, hoy conocerás nuestra experiencia en el aprendizaje de idiomas con nuestro pequeño.

Ya conoces a JJ y nuestra filosofía, nuestro peque esta aprendiendo idiomas de manera natural, sin que se le obligue a aprender, sin que se lo impongamos, y sobre todo, sin sentarnos en un pupitre a memorizar las palabras.

Nuestra lengua materna es el español, pero sabes tanto como yo que el ingles es el idioma mas hablado en el mundo.  Actualmente nuestro pequeño se sabe los colores en ingles, los números, las preposiciones de lugar, y conoce e identifica ciertas palabras, y se encuentra interesado en seguir aprendiendo este idioma, por interés propio.

Otros idiomas que le llaman mucho la atención es el Chino, Japonés y el Francés,  puede identificar y pronunciar ciertas palabras y también esta interesado en aprender.

Pero seguramente te estarás preguntando que si yo no le enseño ni le obligo a aprender estos idiomas, como esta adquiriendo conocimiento, pues la respuesta es; Con las aplicaciones de juegos, con los vídeos de Youtube, con películas, libros, comics, instructivos, con las conversaciones que tenemos y con las constantes preguntas que nos hace sobre estos idiomas.

Por ejemplo:

Mientras jugábamos los tres, JJ le dice a su papi: Papi cuenta los números en ingles.., papi comienza, llega al diez y JJ dice: di mas números…papi continua hasta llegar al 100 en ingles, y JJ saltando y brincando por los lados, tu puedes pensar…pero si solo esta jugando no esta escuchando ni aprendiendo, pues déjame decirte que si esta aprendiendo y mas tarde, lo escuchas decir 80..88, 90.. en ingles.

Puedes ver que busca vídeos de juegos, minecraft, angry birds, plants vs zombies, mario bros en ingles, frances o chino u otro, y no tiene conflicto alguno de que sea otro idioma.

Cuando tiene dudas sobre el significado de las palabras nos pregunta, y nosotros siempre estamos disponibles para darle una respuesta, y cuando no lo sabemos investigamos.

Y como sus padres no tenemos expectativas sobre él, no queremos un hijo ‘modelo’, queremos un hijo feliz, que siga aprendiendo como lo hace hasta ahora, con un aprendizaje libre y natural.

Seguir esta filosofía no quiere decir que todas las familias o hijos serán igual, lo he dicho varias veces y lo repito, ninguna familia sera igual a otra, ningún niño aprenderá igual que otro, cada persona tiene sus propios intereses, gustos, somos personas únicas, y si estamos dispuestos, seremos SERES auténticos.

Sumando y Restando con Unschooling

Hoy paso algo increíble a los ojos de nosotros los papis adultos (que fuimos educados con el sistema de educación tradicional), y al mismo tiempo a los ojitos de nuestro peque resulto ser lo mas natural, lo mas normal en su día a día.

Ya les había platicado anteriormente que en nuestra familia seguimos la filosofía Unschooling, y criamos a nuestro pequeño con apego y amor. Educamos, no como nuestros padres nos educaron, educamos como nos va dictando nuestro corazón y nuestra biología.

Como sabrán nuestro pequeño Jedi (JJ) tiene cinco años, como sus padres no medimos su “nivel de aprendizaje” de lo que se “supone debería saber a su edad”, sabemos y observamos que esta aprendiendo día con día y en todo momento.

Bueno, pasando al tema de hoy…

Por la tarde miramos películas, nos dio hambre y baje a preparar la comida, pero antes de bajar JJ me dijo que quería cinco piezas de jamón con queso amarillo y mayonesa, le dije: – De acuerdo, ahorita te las traigo.

Ya en la cocina (yo mamá en proceso constante de desescolarización) decidí llevarle tres piezas de jamón con queso amarillo para que se los comiera como entrada mientras terminaba con la comida.

Mientras tanto se los comió y termino… y le pidió a su papi agua de Limón, pero antes de eso también le dijo; – Yo le pedí a mami cinco piezas de jamón y solo me trajo tres.

Y su papi le respondió: – ¿Entonces cuantas te faltan?

JJ contesto: – Cinco piezas… y su papi le contesto: – ¿En serio?, porque me dices que ya te comiste tres, y pediste cinco.

JJ respondió enseguida: – en realidad me faltan dos piezas para que sean cinco, ya me comí tres.

Si observas con ojos de adulto veras una simple conversación, pero si te adentras un poco mas y miras el aprendizaje que se ha dado en esta conversación, veras que JJ esta realizando sumas y restas.

Así de forma tan natural, así como cuando aprenden a caminar o a hablar.

Esto es tan solo un pequeño pedacito de lo que sucede en nuestro día a día, en cada conversación, en cada descubrimiento, en cada interés que tiene JJ, en cada experimento.

Voy a tratar de compartir con ustedes estos momentos, y digo tratar porque la verdad es un poco complicado llevar el diario de todo lo que aprendemos, porque son muchas, muchísimas cosas, pero prometo hacerlo de poco a poco.

¿Con que ojos estas observando?

 

John Holt, Profesor que cuestionó el sistema de educación tradicional

Hoy quiero platicarte sobre John Caldwell Holt, un profesor que cuestionó el sistema de educación tradicional y que ademas es la persona que acuño el termino Unschooling.

Nació el 14 abril 1923 y falleció el 14 septiembre 1985, fue escritor, educador, defensor de la educación en el hogar y, mas específicamente del Unschooling y sobre todo fue un pionero en la teoría de los derechos de la juventud.

John Holt se desilusionó con el sistema escolar después de varios años de trabajo dentro de ella, se convenció de que la reforma del sistema escolar no era posible y comenzó a defender la educación en el hogar.

“Los niños que tienen con un entorno de aprendizaje rico y estimulante aprenderán lo que estén dispuestos a aprender y cuando estén listos para aprender.”

Holt cree que los niños no necesitan ser coaccionados para el aprendizaje, que aprenderán de forma natural si se les da la libertad de seguir sus propios intereses y ademas una rica variedad de recursos.

Esta línea de pensamiento llegó a ser llamado Unschooling.

Su primer libro de la educación en el hogar, Teach Your Own (Enseñale tu mismo), fue publicado en 1981 y rápidamente se convirtió en la “Biblia” del movimiento de la educación en el hogar.
Fue revisado por su colega Patrick Farenga y reeditado en 2003 por Perseus Books.

Holt escribió varios libros que han influenciado en gran medida al movimiento de Unschooling. Sus escritos han influido a muchas personas y organizaciones, incluyendo el Evergreen State College, Caleb Gattegno, Americanos para una Sociedad Libre de Restricciones de edad, la Asociación Nacional de los Derechos de los Jóvenes, y el Proyecto Freechild.

Holt no tenía un grado de enseñanza, que muchos creen que por su trabajo en el sector de la escuela privada le permitió dar el paso a que él tenga una opinión más objetiva sobre el sistema escolar estadounidense.
Al ser nuevo en el ambiente educativo, se cree que fue capaz de hacer distinciones más objetivas que otros educadores, en cuanto a lo que las escuelas dijeron que estaban haciendo y lo que hacían en realidad.

Durante los primeros años de su carrera de enseñanza, menciona de que las escuelas en general no estaban cumpliendo sus misiones debido al uso de los métodos equivocados y enfoques pedagógicos, y que estos fallos fueron la causa de que los niños que estaban dispuestos a aprender y estaban mas centrados en evitar la vergüenza y el ridículo por no aprender.

Holt escribió en su libro, How Children Fail (1964) “después de todo, si ellos (es decir nosotros) saben que no se puede hacer nada,  entonces no te culpes o castigues por no poder hacer lo que se te ha dicho que hagas”.

Esta idea le llevó a realizar cambios dentro de su propia clase para proporcionar un entorno en el que sus estudiantes se sienten más cómodos y seguros. Con el apoyo de su colega Bill Hull, Holt comenzó a poner menos énfasis en las calificaciones y pruebas, y comenzó a tomar medidas para disminuir la noción de clasificación de los niños. Se centró en que sus alumnos fueran capaces de comprender conceptos, en lugar de memorizarlos. En lugar de utilizar los métodos típicos para determinar el progreso de sus estudiantes, adoptó un enfoque más centrado en el estudiante.

Patrick Farenga parafraseó la distinción de Holt entre los estudiantes buenos y malos: “un buen estudiante tiene cuidado de no olvidar lo estudió hasta después de realizar la prueba.”
Con el tiempo, sus nuevos métodos para la enseñanza le llevó a ser despedido de su posición, según él se debió a que la escuela quería mantener “nuevas ideas (viejas ideas)”.

Después de salir Holt buscó otras oportunidades en la educación. Aunque le tomó algún tiempo para llegar a una conclusión acerca de sus propias ideas sobre la educación, así como dar sentido a sus observaciones, estudios y datos y en última instancia, sintió que las escuelas eran
“un lugar donde los niños aprenden a ser estúpidos.”
Una vez que desarrollo esta conclusión, su atención se centró en hacer sugerencias para ayudar a profesores y padres capaces de enseñar a sus hijos a aprender, lo que motivó su segundo libro, How Children Learn (Cómo aprenden los niños) en 1967.

A pesar de su exitosa carrera, todavía le llegaban rechazos, resentimientos y falsas esperanzas de colegas y los sistemas escolares que rodeaban sus ideas y métodos. Esta realidad lo empujó más y más en la idea de desescolarización (Unschooling).

Después de unos cuantos años de enseñanza y algunos puestos de profesor en universidades de la zona, Holt escribió sus dos siguientes libros, The Underachieving School en 1969 y What Do I Do Monday? en 1970. Ambos libros se centraron en su creencia de que las escuelas no funcionaban y sus ideas sobre cómo podrían ser mejor.

Holt había determinado este tiempo que los cambios que le gustaría ver que suceda en los sistemas escolares no eran propensos a convertirse en una realidad.
Estos cambios incluyen la relación entre los niños, los maestros y la comunidad escolar.
En este momento de la historia de la educación, el movimiento de la escuela libre estaba en su apogeo, y su siguiente libro, Freedom and Beyond (La libertad y más allá) en 1972, puso en duda gran parte de lo que los profesores y educadores hacian cuando sugirió que los niños deben tener más libertad en el aula.

Mientras que Holt continuaba como defensor de los niños, que tienen derechos y capacidades para tomar decisiones por sí mismos, sintió que el movimiento de la escuela libre no era la respuesta a la pregunta de cómo arreglar el sistema escolar.
Holt escribió entonces su libro Escape From Childhood (Las Necesidades y Derechos de la Infancia) en 1974, en la que afirmó que los niños deben tener independencia incluido el derecho a trabajar por dinero, recibir un trato justo y equitativo, el derecho al voto, e incluso el derecho a elegir los nuevos padres.

En ese momento sus nociones de que los niños tienen tanto derechos y responsabilidades no era muy popular, pero desde entonces los sistemas judiciales han visto cada vez más casos de niños que intentan hacer realidad muchas de las sugerencias de Holt, tales como la elección de su tutor legal en el caso de divorcios.

Aunque muchos de los trabajos previos de Holt se había discutido la reforma necesaria y el fracaso del sistema escolar tradicional, su séptimo libro, Instead of Education en 1976, se centró más en los padres para encontrar maneras legales para eliminar a sus niños las escuelas obligatorias. El libro fue aceptado por un gran número de padres que se planteaban educar a sus hijos en el hogar.
Esta correspondencia creció tanto que decidió iniciar un boletín de noticias para los padres en la educación en el hogar.

El enfoque de Holt comenzó a pasar de la crítica de los sistemas escolares a la escritura hasta hablar en público sobre la educación de los adultos y sobre cómo pueden enseñar a sus hijos mientras aprenden por sí mismos. Su libro, Never Too Late: My Musical Life Story (nunca es demasiado tarde: Mi autobiografía musical) en 1978, se centró en mostrar a los adultos que no eran demasiado viejo para aprender cosas nuevas. Esto se traduce en formas en las que los padres que no tenían experiencia en la educación podrían aprender a enseñar a sus hijos por su cuenta en un ambiente de educación en el hogar.

La primera edición del libro más notable de Holt en Unschooling, “Enseñale tu mismo”: El Manual de John Holt sobre la Educación en el hogar, fue publicado en En 1981. Este libro, como se señala en las primeras líneas, es “sobre maneras en que podemos enseñar a los niños,
o más bien, para que puedan aprender, fuera de las escuelas, en casa, o en cualquier otros lugares y situaciones (y cuanto más, mejor) podemos poner a su disposición, es en parte, un argumento a favor de hacerlo, en parte, un informe de las personas que lo están haciendo, y en parte un manual de acción para las personas que quieren hacerlo “.
Este manual ha sido utilizado por seguidores de Holt y la educación en el hogar y actualmente se sigue distribuyendo.

Incluso después de la muerte de Holt en 1985, su influencia en la educación en el hogar continua a través de sus obras. Su último libro, aprendiendo todo el tiempo: How Small Children Begin to Read, Write, Count and Investigate the World, Without Being Taught (¿Qué tan pequeños los niños empiezan a leer, escribir, contar e investigar el mundo,
sin que se les enseñe?), se publicó en 1989. Contiene una serie de sus escritos para crecer sin escolarización .

Según Holt, nadie comienza la vida siendo un estúpido. Con tan sólo observar a los bebés y a los niños y pensar y abrir la mente seriamente sobre todo lo que hacen y aprenden, notamos que muestran una forma de vida, una habilidad y un gran deseo de aprender.

Pero y, ¿qué pasa con esta extraordinaria capacidad de aprendizaje y comprensión intelectual cuando crecemos?. Pasa que se destruye, debido al proceso mal llamado educación, que se desarrolla en la mayoría de los hogares y escuelas.

La mayoría de nosotros los adultos, destruimos la mayor parte de la capacidad creativa e intelectual de los niños por las cosas que les hacemos y obligamos a hacer.
Sobre todo destruimos su capacidad al hacerlos temerosos, miedosos de no hacer lo que otras personas desean, de no agradar, de no cometer errores o de estar equivocados. Les infundimos miedo para arriesgarse, miedo para experimentar, para probar las cosas difíciles, miedo a lo desconocido. En lugar de aminorar sus temores los acrecentamos, a menudo de forma monstruosa. Encontramos ideal la clase de niños “buenos” que nos tienen el miedo suficiente para hacer lo que queremos, sin darnos cuenta de que que lo hacen debido al miedo que les imponemos. Los animamos a sentir que el principal objeto de todo lo que hagan en la escuela
es nada más conseguir una buena calificación en un examen, o para impresionar a alguien con lo que ellos aparentan saber. No solamente matamos su curiosidad sino el sentimiento de que es una cosa buena y admirable el ser curioso, para que así, a la edad de diez, quince años, la mayoría de ellos no hagan preguntas y muestren desdén hacia los pocos que así lo hacen.

Pero en una cosa debemos ser conscientes, debemos comprender que no todos los padres tenemos la capacidad de darnos cuenta de estos daños que a veces ‘inconscientemente’ comentemos, porque estamos muy sistematizados.

Sus libros se han vendido más de un millón y medio de copias y han sido traducidos
mas de catorce idiomas.

Holt describe en sus libros, que las escuelas fomentan la ansiedad y competencia, que los niños fracasan en ellas porque sienten miedo a ser castigados y humillados. Para Holt la escuela era una imposición dogmática que no tenía en cuenta los principios básicos de la educación: libertad y comunicación.

Holt escribió diez libros y numerosos artículos relacionados con la enseñanza y la sociedad que la rodea. Sus libros y escritos han sido de suma importancia para profesores, padres y educadores en casa. Muchos de sus libros se encuentran entre las obras más vendidas dentro de la rama de la enseñanza.

El autor Holt comentaba que sus libros no son un conjunto de teorías, si no de trabajos de campo que nacen de la observación y de su contacto con niños durante muchos años.

Holt sugirió que se hicieran escuelas, donde hubiese muchas cosas interesantes para ver y con las que pudieran trabajar y en la que se permitiera a los niños aprender a su manera.

“Si tienen preguntas, responder las preguntas. Si quieren saber dónde encontrar algo, enseñarles dónde tienen que buscar”.

Se crearon casi mil escuelas alternativas privadas inspiradas en sus ideas, todas fracasaron.
Según Holt “porque nadie quería mejorar las escuelas”. Muchos profesores querían hacer cambios en clase, como tener menos alumnos, menos papeleo, más sueldo para el profesorado, pero no querían cambiar el sistema educativo básico.

Diversos estudiosos de los métodos de Holt, comentan que sus ideas de reformas educativas fracasaron porque la sociedad desconfiaba ante estos nuevos métodos de aprendizaje, por ello tomo iniciativa en la educación en casa, Unschooling.
El discurso que Holt usaba en su revista estaba fuertemente influenciado por dos acontecimientos clave de su vida: su participación en el movimiento de las Escuelas Libres Norte Americanas, y por coincidir con otros pedagogos que influenciaron en la radicalización de su discurso, como es el caso de Paulo Freire, Everett Reimer o Ivan Illich otros autores con pensamientos similares de los cuales pronto te platicare.

 

Pigmentación de flores

¿Como se pintan las flores?

Mientras caminábamos por el parque, nuestro hijo nos hizo la pregunta, estaba intrigado por la coloración de las flores y quería saber como es que se pintaban las flores.

El colorido tan bello de las flores se debe a los pigmentos, es decir a sustancias naturales coloridas. 

La clorofila es el pigmento verde de las hojas y es el que mas conocemos o recordamos comúnmente, también existen otros pigmentos como:
Los flavonoides: Contribuyen a un amplio rango de colores desde el azul, amarillo hasta el rojo.
Los carotenoides: Contribuyen a formar los colores naranja/rojo, bronce y marrón.
Las betalainas: Son los menos abundantes y contribuyen a varias gamas entre marfil, amarillo, naranja, rojo y violeta.

Las flores con estos pigmentos tienen estos colores según corresponda su distribución.

A veces es difícil recordar estos extraños nombres de pigmentación, ademas otros factores como las estaciones del año influyen en la coloración de las flores. Sabemos que las flores blancas y rosadas son más frecuentes en primavera, mientras que en verano abundan los rojos y naranjas, en otoño hay gran cantidad de lilas y azules, y en invierno encontraremos más verdes y amarillos.

Ademas de la explicación realizamos el experimento de pintar las flores, que es muy fácil de hacer y nos ayuda a comprender mucho mas el tema de pigmentación.

Material:
Flores blancas
Agua
Colorante Vegetal

Agregamos el colorante vegetal sobre los vasos con agua y colocamos las flores sobre cada vaso.

Para que los pétalos de las flores se tornen coloridas lo mas pronto posible, es necesario cortar el tallo en forma diagonal.

Una vez realizado esto, veras como las flores comienzan a tomar color a los pocos minutos.

¡Es mágico!

¿Y qué es un pigmento?

Nuestro hijo es constante en sus preguntas, salta de una a otra, como todos lo niños que sienten inmensa curiosidad e interés por conocer y aprender.

Un pigmento es una materia colorante que se caracteriza por dar un tono específico verde, azul, amarillo, marrón, rojo, etc., pero que tiene la propiedad de ser insoluble en la mayoría de los líquidos comunes como el agua por ejemplo.

¿Y qué es insoluble?

Como dije… las preguntas saltan y saltan… que si continuo no acabo, porque el aprendizaje es así, siempre estamos aprendiendo.

 

Déjanos tus comentarios, nos encanta leerte.

Beneficios de jugar y aprender con Lego

Que los niños puedan jugar el tiempo que quieran es algo que todos los padres debemos permitir.

La mayoría de nosotros ya conoce Lego, y considero que sera un juguete Clásico, si es que no ya lo es, pues se encuentra en generaciones pasadas y continuara presente. Ademas no me puedes negar que armar y construir con estas piezas de Lego es muy entretenido y el tiempo literalmente pasa volando.
Y es que los Legos son más que simples juguetes de plástico, son una herramienta que ayudan a mejorar habilidades motoras y mentales.

Los beneficios que se obtienen al jugar con piezas de Lego son muchos, incluso se han convertido en un recurso necesario en ciertas empresas donde promueven la creatividad de sus empleados. No solo es un juguete apto para niños, los jóvenes, adultos y ancianos también podemos jugar y aprender de estos.

Los que siguen nuestro blog, seguramente saben que nuestra familia promueve el aprendizaje libre (Unschooling) y nos guiamos en los intereses de nuestro hijo.

Hoy te platicare sobre el aprendizaje que esta adquiriendo nuestro pequeño al jugar con Lego.

 

Habilidades de razonamiento

Capacidad para resolver problemas, este se observa cuando esta construyendo y nota que su construcción no esta quedando como lo esperaba, entonces encuentra otra forma de solucionar su situación, ya sea desarmando todo para volverlo a armar, agregando, o quitando piezas.

Planificación

Se observa cuando ya tiene pensado que construirá, planifica que piezas usara y los pasos que seguirá para lograr su diseño y evitar que tenga que desarmar su estructura.

 

Conocimientos matemáticos

Uno de los aprendizajes mas palpables y visibles a nuestro ojo adulto son las matemáticas, nuestro hijo aprendió a contar con las piezas Lego, porque para armar cierto diseño necesitaba saber el tamaño y es ahí donde aprende a contar o fraccionar, para lograr construir su diseño.

En el vídeo se muestra a nuestro hijo contando y la emoción que le da al contar.

A veces necesitaba contar la cantidad de piezas o botones de Lego y en este caso también desarrollo la noción de simetría y de distribuciones, ademas de identificar las letras.

 

Conciencia espacial

Al jugar con Lego también juega con el espacio, es decir, se hace conciente de la distribución del espacio, de las formas y tamaños de las piezas para lograr su construcción.

 

Aumento de concentración

A veces los adultos solemos pensar, “pero solo esta jugando, ¿qué puede aprender?”, déjame decirte que jugar y no solo con Lego trae infinidad de beneficios, y esta comprobado. Al construir con Lego se aumenta la concentración, te sumerges en lo que estas creando, por lo tanto los niños ejercitan su concentración.

Seguridad ante los retos

Construir una figura grande o de diseño complejo puede ser un gran reto, y terminarlo les deja a nuestros pequeños mucha seguridad personal y confianza en sus habilidades. Esto les ayudara a comprender y asimilar los retos que se le presenten en su vida de manera tranquila.

 

Creatividad

Todo lo que puedas imaginar se puede construir con Lego, y eso lo tenemos comprobado en cada construcción y diseño que realiza nuestro hijo, desde autos, casas, castillos, edificios, barcos, maquinas, animales, etc, las posibilidades son infinitas, por lo que la creatividad con Lego esta a la orden del día.

 

Inteligencia Emocional

Esta comprobado que jugar con colores y formas ayudan a liberar emociones negativas, por lo que al jugar con Lego, los niños se llenan de energía positiva, relajan su mente y mantienen la calma.

Jugar con Lego puede ser muy divertido y si le agregamos todos los beneficios que personalmente hemos comprobado y ademas compartes estos momentos de juego en familia te aseguro, incrementara y mejorara sus lazos familiares.

El conocimiento y aprendizaje se adquiere no solo con información sino que también se adquiere de manera natural y a través del juego.

 

Unschooling no es libertinaje

Muchas personas llegan a pensar que Unschooling es extremo libertinaje, que es dejar que nuestros niños se eduquen sólitos, en plena soledad, sin la participación de nosotros sus padres.

El que la filosofía de Unschooling nos diga que el aprendizaje es libre y es autónomo, no se refiere a que tenemos que dejarlos solos y que ellos resuelvan sus dudas a como puedan, sin ayuda, total son autónomos, pero esto no es así, es todo lo contrario.

Darles libertad no significa dejarlos hacer lo que quieran, y decirles que “si” a todo, es enseñarles valores, es enseñarles a convivir con la reglas de la sociedad, es enseñarles y permitirles ser libres de los prejuicios de la sociedad sin afectarla.

Es darle la prioridad a nuestros niños, con paciencia y respeto, aunque estés en medio de diez personas.

Es hablarles con la verdad, no se trata de decorar las respuestas a sus preguntas,
ni agregar ni quitar escenarios de tal manera que el “niño comprenda”, los niños comprenden y aprenden de la forma en que expreses tu respuesta por muy dura o cruel que pueda ser esa respuesta, a veces solemos creernos superiores y considerar que los niños “no entienden”, pero esta es una idea muy equivocada, los niños comprenden.

No estamos educando en una burbuja, estamos educando en la realidad, esa que muchas personas le temen.

Hacer Unschooling requiere padres con mucha paciencia, pues para educar con esta filosofía es muy indispensable ir al ritmo del niño porque no pretendemos controlar, ni manipular su aprendizaje, sin embargo si proporcionar un entorno donde el niño se sienta escuchado, donde exista el dialogo constante y una conexión de tal manera que los hijos sientan la atención y presencia de los padres. Y a su vez los padres ayuden a cultivar su creatividad, observando los intereses y curiosidades de los niños donde no sea necesario esperar a que el niño insista y pida atención del padre, si no que este surja de manera natural, de forma espontanea, actuando a la par y proporcionando los recursos sin invadir, sin entorpecer su naturalidad, respetando los tiempos de cada niño, compartiendo las dudas e incertidumbres, planteando preguntas de tal manera que lleven al niño y a nosotros mismos a pensar fuera de la caja.

Unschooling requiere la participación de los padres en cada momento, proponiendo, sugiriendo, previniendo, creando y buscando ambientes interesantes para facilitar el aprendizaje pero como dije antes, sin invadir ni entorpecer.

He de confesar que hacer Unschooling no es cualquier cosa, en definitiva creo que tampoco es para todos los padres ni para todos los niños.
Porque seamos honestos, existen padres que no saben conectar con sus hijos o mejor dicho no pueden aunque quieren y ellos tampoco son culpables, esa es su naturaleza, esa es su forma de ser y quizá fueron educados de esa manera y no saben hacerlo de otra forma.

Creo que todo radica en la conexión de padres e hijos con su propio ser, porque si conoces bien a tu hijo y te conoces bien a ti, todo sera como una melodía, danzando a la par, aprendiendo a la par.

Hacer Unschooling puede ser lo mas maravilloso, divertido y feliz, si así lo decides, todo depende de ti como padre, no es fácil en absoluto des-aprender la forma
en que se nos educo, de esa forma tan rígida, controlada y domesticada pero con amor y dedicación se puede lograr.

Nunca paramos de aprender, cada día estamos en constante aprendizaje, no solo en el aspecto académico sino en todos los aspectos que ocurren a nuestro alrededor, Unschooling es así, es principalmente como padres observando el aprendizaje en todo y educando con amor.

 

 

Creciendo en libertad, educando para saborear la vida

En nuestra actual sociedad del conocimiento basada en la tecnología y el consumismo, como padres debemos de ser capaces de educar niños más reflexivos, con más paciencia, con mas empatía pero sobre todo mas libres de poder SER ellos mismos. Solo así potenciaremos al máximo su desarrollo cerebral para que se perciban a sí mismos como personas aptas, libres y felices para lograr aquello que se propongan.

“Aprenderás a amar a tus hijos cuando los ames por lo que son, y no por lo que te gustaría que fueran”.

Cada niño es un mundo en sí mismo y nosotros como sus padres debemos de proporcionar un entorno basado en los intereses del niño. Un entorno donde pueden expresarse mejor y aprender aquello que realmente les interesa, potenciando así sus talentos.

Debemos siempre estar atentos a sus intereses, satisfaciendo su curiosidad, respondiendo a sus preguntas, estar disponibles para ellos en el momento en que nos requieran, apoyando sus decisiones, tomando en cuenta sus ideas.

Con nuestro ejemplo podemos enseñarles a cuestionar absolutamente todo, para obedecer a la razón y no a la autoridad, ni a la costumbre.

Enseñarles a no tener miedo a SER ellos mismos, aun cuando la sociedad lo critique y no lo comprenda, porque llegar a SER es la máxima expresión de libertad.

La libertad de ser uno mismo requiere de esfuerzo y valentía cuando ya sé es adulto, ¿Porque no enseñar y dejar a nuestros niños crecer siendo libres?.

Si, libres que aprender según sus intereses, no eso que se intenta obligar a memorizar solo porque “hay que cumplir y aprobar con un examen”, ¿Acaso tu recuerdas el 100% de lo que memorizaste en la escuela?, y que me dices de recordar aquello que verdaderamente te intereso, aquello que te apasiono, ¿lo recuerdas? verdad que si.

Que sean libres de traer el pelo largo o corto, que la decisión la tomen ellos, no tú.
Que sean libres de vestir a su gusto, a su manera, de andar descalzos por la calle o en la plaza comercial si así lo desean. Me gustaría hacerte esta pregunta: ¿Vistes para ti o para la sociedad?.
Porque ya de adultos la mayoría de nosotros y me incluyo, esperamos ser aprobados, ¿porque crees que estamos esperando tener miles de likes?, para satisfacer mi necesidad de pertenencia, para satisfacer mi necesidad de ser parte de la sociedad, para satisfacer eso que no satisfice o eso que no me permitieron satisfacer siendo niña.

Que nuestros niños puedan ser libres de comer cuando les de hambre, no cuando tu has decidido que ya es la hora de comer, porque ¿Qué pasa si no tiene hambre?, ¿Qué haces tu cuando no tienes hambre?, Acaso viene un adulto y te obliga a comer todo tu plato, ¡Y no te levantes de la mesa hasta que te lo acabes!, ¿Qué pensarías de esa persona que te obliga a comer?, al contrario, y si esa persona adulta te dice, puedes comer cuando tengas hambre, ¿como te sentirías?, ¿apoyada, respetada?.

Libres de decidir a quien dar besos, el hecho de que sea la abuela, no significa que la tenga que llenar a besos solo porque la abuela esta necesitada de besos, porque no en lugar de obligar al niño a dar besos a la abuela, dejas que la abuela te apachurre a besos a ti y le damos el respeto que merece y que esta pidiendo ese niño.

Que sean libres de dar las gracias cuando verdaderamente le nazca desde su corazón, no cuando uno de adulto lo obligue a darlas solo “para quedar bien” porque, ¿que van a pensar de mi hijo?, ¡Que mal estoy educando!, como me veré yo ante la sociedad.

Que puedan ser libres de dormir cuando tengan sueño, no cuando tu los mandes a dormir, acaso tú, te obligas a dormir a las 7pm. de la noche solo porque ya es hora de dormir.

Cambiemos los papeles, ¿Como te sentirías tu ante el adultismo constante? porque un niño es una persona, como tú, como yo, el hecho de que sea niño no significa que tengas poder sobre este para manipularlo a tu manera. Enseñemos a nuestros niños a conectar con su SER, a conocerse y a identificar sus emociones acompañándolos en cada momento.

Olvídate de lo que diga la sociedad, ¡Basta ya de las opiniones de los demás! es tu hijo, a la persona que tu estas criando con amor, a esa persona que educas en el respeto, en la paciencia.

No nos debe importar las opiniones de los demás, pues el mayor riesgo en la vida es no arriesgarse nunca. Si no arriesgamos nada, no hacemos nada, y estaremos encadenados por nuestros miedos, siendo esclavos de ellos, algo que finalmente nos llevará a perder nuestra propia libertad.

Podemos deslizarnos por la vida sin entregarnos enérgicamente a ella. Podemos no exponernos a los fracasos, a los errores, a las decepciones, al dolor, a vivir dentro de la zona de confort, en cierta forma, es en realidad una negación de la vida. Con frecuencia se trata de una incapacidad de dar y otras veces, de una gran falta seguridad, de temor a exponerse, a arriesgar.

Educar es la aventura más importante de nuestras vidas y realizarla requiere de una actitud a prueba de bombas. ¿Te atreves?

 

André Stern, Yo nunca fui a la escuela

¿Quién es André Stern?

Si no eres de las personas que se encuentra en el mundo de Unschool, Homeschool o educación Alternativa, seguramente no conoces a André, del cual te hablare por dos simples razones.Primera, porque él es una persona que nunca asistió a la escuela.Segunda, difícilmente lo llegaras a conocer, porque esto no lo leerás en los periódicos, en las televisoras y radios.

 

Desarrollando sus años sin ningún tipo de escolarización, de nacionalidad Francesa, André Stern nacido en 1971, es hijo del investigador y pedagogo Arno Stern,  en numerosas conferencias y talleres, él nos platica su experiencia. Es autor de un libro el cual lleva por titulo “Yo nunca fui a la escuela”, en el cual nos cuenta sus experiencias , para darnos una idea del impacto de su forma de vida, su libro lo encuentras disponible en varios idiomas, Alemán, Francés, Español, Italiano y Húngaro.

¿Pero cuales son sus logros?                                               

André es músico, compositor, luthier, conferenciante, periodista y autor, ademas de ser esposo, y también padre de un niño. Nombrado Director de la iniciativa “Los hombres del mañana”, por el Profesor Dr. Gerald Hüther, investigador en neurobiología avanzada.

Otro de sus logros es contar con los títulos de  promotor de los movimientos “Ecología de la educación” y “Ecología de la infancia”, también funge como Director del Instituto de Arno Stern (Laboratorio de observación y preservación de las disposiciones espontáneas de los niños).

Es uno de los protagonistas de “Alfabeto” , la nueva película del director austriaco Erwin Wagenhofer (“Nosotros alimentamos al mundo” y “Vamos a hacer dinero” ) y co- autor del libro del mismo nombre (ediciones ECOWIN – 2013).

¿Suena interesante, te cuento que más hace?

Su trabajo en los medios y sus actividades de conferenciante en las universidades, se crea desde que los profesionales de la educación y un gran público responde a un creciente interés de la parte de todos los que, de cerca o de lejos, viven y trabajan con niños.

A pesar de nunca haber asistido a a la escuela, eso no fue un impedimento para que se convirtiera en músico, compositor, escritor, conferenciante, periodista.

En el vídeo que te presento a continuación nos habla de su experiencia sin escuela. Nos invita a reflexionar sobre la importancia del juego en los pequeños.

Ya se, ya se, ya te dije en su libro “Yo nunca fui a la escuela” nos relata como fue su vida a través de la absoluta confianza en sus capacidades de auto-aprendizaje que le brindaron sus padres, pero déjame recomendartelo una vez más.

¿Acaso sera posible aprender de alguien que nunca fue a la escuela?

En palabras de André… 

“Mi niñez todo era natural, todo me sonreía.”

El recuerda en su libro, sus días hechos de encuentros y de juegos, como un fluido prospero a salvo de pruebas. Aprendizaje y juego eran para el, sinónimos. El era un niño feliz y su horario era apacible y hermoso, el era un niño feliz y lleno de entusiasmo , esto te lo cuento yo, pero lo puedes encontrar en sus propias palabras, en su libro.

Sus semanas, compuestas de numerosas actividades semanales o estructuradas y de ricas horas improvisadas, eran densas pero libres de estrés, de competitividad, de la búsqueda del rendimiento y de la pelea por la buena nota.

El aprendizaje de André surgió en base a sus intereses, pues sus padres le permitían y le brindaban la confianza de dedicarse en aquello que le interesara. Las disciplinas que lo entusiasmaban eran la  Artesanía del metal, Danza, Fotografía, Literatura, Locomotoras, Coches, Lego Technic, La Magia, Jeroglíficos, Música,Guitarra, La Lutería, el Teatro, El Periodismo y escritura, Las Lenguas utilizando el método Assimil (inglés, alemán, latín, español y continua aprendiendo actualmente otras). Cultura general, a través del arte donde actualmente continua utilizándolo como métodos de referencia.

Otra fuente de descubrimientos “los viajes y los libros”, también aprendió  Informática ,¿Informática?(si leíste bien,ya existía) , a través de este interés especial aprendió a programar.

“Nadie me interrumpía en mi juego, nadie lo invadía, ni lo reprobaba, ni lo animaba”, nos platica en su libro.
“Nadie se inmiscuyó en ellas, nadie las comentó, nadie pensó en interrumpirme, en venir a molestarme a mi observatorio o en animarme a dejarlo por otras actividades más constructivas”, también nos comparte.

¿Sobre la literatura…?

(Comentarios que el nos comparte en su libro).

“En cuanto supe leer, estos libros me dieron acceso a mundos extraordinarios, a conocimientos tanto universales como completamente singulares”.

“Nadie puso una edad mínima para interesarse en el tema y nadie le puso fecha de caducidad”.

“Yo leía a veces desde que despertaba, paraba solo a las horas de las comidas y continuaba de noche en mi cama con la linterna.”

“A veces me encontraba temas duros, pero como nadie a mi alrededor se alarmaba, ni intentaba censurar o edulcorar esas temáticas realistas; estas me chocaban, me preocupaban, pero en ningún caso me traumatizaban”.

“Estos libros, imparciales, que no estaban dirigidos a un público de niños, me proporcionaban todo tipo de información”.

“Libros hermosos, bien impresos, bien encuadernados, libros completos, apasionados, especializados, que llegaban al fondo de las cuestiones; libros técnicos, atractivos, aunque fueran a veces incomprensibles para los no profesionales que éramos; nunca libros escolares”.

En su libro nos permite sentir el calor familiar, y nos comparte la historia de cada uno de sus padres, incluso nos da la oportunidad de conocer la opinión redactada por ellos.

Arno Stern su padre:

“A mi, que hago que los niños pinten no para desarrollar dones artísticos, sino para que se liberen de toda influencia, me duele especialmente enterarme de que un juego vital para el niño se sacrifica, sin que los padres lo lamenten o se queden trastornados”.

“No, no podíamos ni plantearnos sacrificarlo por aprendizajes empobrecedores”.

“Nosotros nunca nos hemos preguntado si nuestra manera de vivir con nuestros hijos era la buena, o si nos equivocábamos no haciendo como los de nuestro alrededor. ¡A cada uno le pasaban tantas cosas enriquecedoras! Nos faltaba tiempo para reflexionar sobre ellas. Sabíamos que la vida es un milagro al que no hay que interrogar”.

“Nosotros nunca hemos dudado ni sentido que era difícil vivir como habíamos elegido hacerlo”.

Michéle Arella su madre:

“No sometía a mis niños a las reglas de la escuela, que intentaban hacerles entrar en el molde de un programa claramente enunciado.”

“Solo queda un término: maternal. Para mí ser “maternal” no es una función sino un estado: un estado de fusión, es decir, de comprensión profunda de la realidad propia de la Infancia”.

“Permitir al niño mantenerse en la dinámica natural que le habita, sin obstaculizarle estúpidamente, es la única función posible del adulto”.

“Aunque la misma prodigiosa fuerza vital esté en todos, cada uno es diferente, y hay que darle a cada uno la ocasión de ejercer su particularidad”.

“Nos queda crear la organización material irreprochable e instaurar las reglas serias que preserven la verdadera libertad.”

¿Pero y la socialización y la integración con el mundo real?

En palabras de André…

“Dejame responder con una pregunta: ¿por qué considerar el contacto con otros niños primordial? ¿No es más bien el contacto con otras personas el que es capital? Considerar a los niños como parte de una categoría distinta de la de los adultos nos lleva a separarlos”.

“¿De verdad parece razonable creer que la socialización se hace frecuentando a niños de la misma edad, en una clase hermética, compartiendo con ellos un programa único definido por las altas instancias? ¿De verdad se puede admitir que la fecha de nacimiento y la situación geográfica de los niños sean los únicos criterios para agruparlos?”.

“Yo he vivido en contacto con la gente y he compartido mi vida permanentemente con los demás: algunos más jóvenes, otros más viejos. El enriquecimiento mutuo venía precisamente de esa diversidad, de ese cosmopolitismo”.

“Yo siempre he estado sumergido en la “vida activa”, la mía y la de los demás, en el baño inmenso, multicolor, inesperado, en erupción, integralmente cosmopolita, de la simple y llana realidad”.

“No he conocido el final de los estudios y la necesidad del paso a la vida profesional, yo nunca he abandonado el terreno”.

“No me ha costado nada “integrarme en la sociedad”. Ni siquiera he conocido en absoluto la necesidad de “integrarme”, porque nunca he estado fuera de ella”.

“Creo que los niños que pasan la mayor parte de su tiempo encerrados en el mismo lugar y con las mismas personas, hay que buscarlos en otro sitio”.

¿Pero hay que ser millonarios para no escolarizar?

En palabras de André…

“Amor, convicción, constancia, apertura de mente, respeto y confianza no se compran”.

“Nuestra prioridad era estar juntos”.

“Ser felices, libres y estar unidos es muy económico”.

“Papá y mamá no necesitaban cubrirnos de regalos monumentales para demostrarnos su amor. No éramos sensibles a la cantidad de juguetes, sino a su calidad; y, como éramos autónomos en ese campo también, no dejábamos que la mercadotecnia y las últimas creaciones de los fabricantes guiaran nuestros deseos”.

 

¿Que hay sobre el aprendizaje?

“Uno nunca deja de aprender. Un conocimiento vivo, adquirido libremente, ni se apaga ni se bloquea. Yo no he olvidado nada de lo que he aprendido con tanta vehemencia”.

“Un aprendizaje vivo está profundamente enraizado en lo cotidiano: no conoce tarifas, no tiene fecha de puesta en marcha o fecha de caducidad, funciona desde el principio; su metodología no conoce jerarquías ni cronologías”.

“La mente siempre está atenta, siempre alerta, encontrando de qué alimentar el aprendizaje a lo largo de la vida”.

“Cualquier niño que estuviera en una situación como la mía, viviría, a su manera, una evolución tan rica, tan múltiple y tan singular como la que yo he vivido”.

Cuando decidimos como padres tomar las riendas de la maternidad y paternidad y no escolarizar a nuestros niños surgen infinidad de dudas, opiniones y preguntas encontradas, pero siempre habrá una luz que nos guié, que nos impulse, y esa luz es el amor, el respeto, la paciencia, ademas de grandiosos libros y personas como André Stern, que están ahí, para iluminar nuestro camino de la libertad y confianza que pretendemos brindar a nuestros hijos para que puedan llegar a SER exactamente ellos mismos, aprendiendo siempre bajo su ritmo y sus intereses.

Siempre lo he dicho, una mente abierta, abre nuevos mundos.

Si quieres conocer más sobre André Stern, aquí su página oficial André Stern (official website)

También te dejo esta otra entrevista que no puedes ni debes perderte.

¿Ya conocías a André Stern?

Educar no es llenar la mente sino liberarla de creencias

Muchas veces los padres creemos que debemos enseñar todo a los niños para prepararlos para el futuro de la vida real. Y es cierto los niños tienen mucho que aprender, pero no podemos caer en el error de pensar que nuestra manera de hacer las cosas o de ver el mundo es más válida o peor aún que es la única y es la correcta, porque si lo visualizas, ¿como es ese futuro que esperas para tu hijo?, visualizate hoy, ¿eres el futuro que tú querías cuando eras niño o eres el futuro que tus padres querían para ti? ¿te gusta tu futuro presente?

La función de nosotros los padres y de los maestros no es crear copias exactas de sí mismos sino de brindarles las herramientas a nuestros niños para que puedan desarrollar al máximo su SER.

Educar es sinónimo de enriquecer, no de limitar. La educación no consiste en llenar la mente de los niños con conceptos y formas de hacer, sino en liberarla para que sean realmente libres para pensar y crear por si mismos.

Existen muchas formas de limitar la mente de los niños y que sutilmente los adultos hacemos a veces consciente y otras veces inconscientemente.

Cuando regañamos a un niño porque intenta hacer las cosas a su manera y le enseñamos a hacerla como nosotros creemos correcto pensando que es la única forma, estamos limitando su creatividad o cuando los regañamos porque han cometido un error les generamos miedo al fracaso y sentamos las bases para una autoestima negativa o cuando les ponemos una etiqueta, les cortamos un pedacito de su personalidad limitándola a las expectativas de los demás.
O cuando les imponemos o les impedimos aprender por su cuenta y les sobre-protegemos les impedimos desarrollar sus habilidades y lo que es más importante la confianza de sí mismo.

Cada vez que pretendemos que los niños sigan nuestros pasos porque pensamos y creemos que es lo mejor para él le arrebatamos la posibilidad de soñar y perseguir sus propias metas, evitamos que ellos conecten consigo mismos, evitamos que sean ellos, esos seres que han venido a SER, ¿Cuantos de nosotros los adultos aprendimos a conectar y a SER nosotros mismos desde pequeños?.

Definitivamente no existe una manera correcta de hacer las cosas. Cada quien debe experimentar por sí mismo y encontrar la manera con la que se sienta más cómodo y refleje mejor su forma de SER. Esto es particularmente importante en el caso de los niños pues tienen una creatividad asombrosa y si la limitamos, después es muy difícil que vuelva a florecer.

Podemos enseñarle las notas musicales, pero debemos dejar que sean ellos quienes compongan la melodía.

De nuestros errores pueden nacer grandes cosas, podemos obtener grandes experiencias. Los errores son parte del proceso de aprendizaje, por lo que no debemos temerles ni transmitirles a los niños una idea negativa sobre ellos. Por ejemplo, ¿sabías que los rayos X, la penicilina, entre otros muchos inventos, fueron descubiertos por error o simple casualidad?.
En lugar de evitar y de castigar los errores, debemos animar a los niños a que aprendan de ellos e intenten descubrir su lado positivo. De hecho, es un excelente ejercicio mental incluso para los adultos, ya que nos anima a abandonar la actitud derrotista y buscar nuevas perspectivas.

El apoyo, el acompañamiento, la confianza, el amor es fundamental y lo cambian todo, cambias de perspectiva. ¡Nunca lo olvides! No son las experiencias, sino nuestra reacción ante ellas, lo que determina si nos estancamos o crecemos.

 

error: ¡¡Contenido protegido!!