La crisis en la Educación temprana, el lado negativo

El lado negativo de acelerar el aprendizaje en los niños

Joan Almon y Edward Miller: Investigación, más juego y menos presión en la educación temprana.

“Los niños que aprenden a leer a los cuatro años no muestran ventajas en términos académicos comparados con aquellos que lo hacen a los siete. Los pequeños impulsados a leer precozmente muestran deficiencias en creatividad o curiosidad.”

Numerosos estudios -algunos que se extienden por décadas- muestran la efectividad de la educación basada en el juego y el aprendizaje por la acción, todavía son muchos los que siguen ignorando esta realidad y, en cambio, insisten en justificar un tipo de enseñanza formal o tradicional, que sólo muestra resultados de corto plazo, pero que a largo plazo puede tener efectos desastrosos para muchos niños.

El deseo de forzar prematuramente el aprendizaje en los pequeños no es un tema nuevo. Cuando el psicólogo suizo Jean Piaget –quien falleció en 1980- estudiaba las etapas del desarrollo cognitivo en la infancia, se encontraba muy frecuentemente con lo que denominó “la pregunta”: ¿Cómo podemos acelerar el proceso de desarrollo en los niños?

“No existe ninguna investigación que demuestre que los pequeños que leen a los cinco años se desempeñan mejor en el largo plazo que aquellos que aprendieron a los seis o siete.”

Y no sólo eso, se ha visto además que la presión que experimentan los niños por aprender en forma precoz ha traído consecuencias negativas, nada saludables. Los educadores y los médicos dan cuenta de un número creciente de incidentes de comportamiento agresivo y extremo en los  jardines infantiles y colegios, vinculándolos a estas exigencias antes de tiempo.

Los datos de Gilliam mostraron que había una correlación entre la cantidad de juego en el jardín infantil y las tasas de expulsión: cuanto menos juego, más expulsiones. Otros investigadores estudian actualmente los crecientes índices de agresividad en las salas de clases de pre-kinder y kínder. El documento sobre crisis en el jardín infantil  (Crisis in the kindergarten), de la ONG Alianza para la Infancia, entrega muchos más ejemplos al respecto. Cuando Walter Gilliam, director del Centro de Estudios sobre la Infancia, en la Universidad de Yale (Child Study Center), encuestó a unos 4.000 profesores pertenecientes a jardines infantiles financiados por el Estado, descubrió que los niños de tres y cuatro años eran expulsados en una proporción tres veces mayor en comparación con la tasa nacional, para los estudiantes de educación pública. Además, los varones expulsados del jardín infantil eran 4, 5 veces más que las niñas.

En el estado de Connecticut, el periódico virtual Hartford Courant informó que el comportamiento de los estudiantes en los años preescolares representa cada día más una amenaza física para sí mismos y los demás. En el año 2012, las escuelas de esta ciudad suspendieron o expulsaron a 901 alumnos de jardines infantiles por peleas, actitudes desafiantes o berrinches; cifra que representa casi el doble de lo ocurrido en 2010.

Una autoridad escolar de New Haven (ciudad de Connecticut) atribuyó el incremento de la violencia de los niños pequeños al creciente énfasis en las pruebas sistemáticas y a la eliminación del tiempo de recreo, de gimnasia y de otras instancias para jugar. “Ya no es como cuando nosotros éramos niños, cuando podíamos contar con una hora o más diariamente para jugar y explorar”, señala la autoridad. “Ese tipo de tiempo ya no existe más.”

Por su parte, Stephen Hinshaw, profesor de psicología en la Universidad de California, Berkeley, y experto en trastornos de hiperactividad, se refirió a la necesidad de un enfoque más amplio del jardín infantil: “Más importante que la lectura temprana es el aprendizaje de habilidades para jugar, que conforman las bases de las habilidades cognitivas.”  También recordó que en Europa, a menudo a los pequeños no se les enseña a leer hasta los siete años. Y advirtió: “La insistencia para que lean antes de los cinco años genera una presión innecesaria en el niño”.

Es tiempo de desacelerar el proceso: evidencia internacional

En la década de los 70, Alemania también se embarcó en un plan para acelerar el aprendizaje preescolar, convirtiendo sus jardines infantiles en centros de logro cognitivo. Sin embargo, un estudio comparó 50 clases basadas en el juego con 50 centros de aprendizaje temprano y descubrió que “a los diez años, los niños que habían jugado sobresalían de muchas maneras con respecto a los otros niños. Estaban más avanzados en lectura y matemáticas y se adaptaban mejor social y emocionalmente al colegio. Además, sobresalían en creatividad e inteligencia, expresión oral e ‘industria’. Como resultado de este estudio, los jardines infantiles alemanes volvieron a ser espacios dedicados al juego.

Una reciente investigación de Sebastian Suggate, de la Universidad de Otago, Nueva Zelandia, no descubrió ventajas a largo plazo de enseñar a leer a los niños de cinco años en comparación con hacerlo a los siete. Suggate realizó este estudio porque no encontró ningún estudio anglófono que confirmara si los lectores tardíos estaban en ventaja o en desventaja. Sólo halló un trabajo metodológicamente débil, de 1974, pero nada más a partir de esa fecha. A pesar de ello, la gente insiste normalmente en que la lectura temprana es parte integral del logro y el éxito posterior del niño. El investigador admite estar sorprendido, por lo tanto, de haber descubierto que las cosas no son tan así.

Suggate llevó a cabo tres estudios muy diferentes, pero complementarios, entre sí. En el primero analizó nuevamente la información recopilada como parte del Informe PISA 2006 “y descubrió que a los 15 años no se evidencian ventajas de haber aprendido a leer antes de los cinco años.

“ El deseo de conseguir un camino rápido hacia el “éxito”, junto con la presión ejercida por estándares complejos y pruebas de rendimiento, han construido una nueva ‘supercarretera’ sin límites de velocidad ni vallas de contención: un lugar muy peligroso para los niños.”

El tercer estudio de Suggate analizó la lectura desde el inicio hasta el final de la educación básica, tanto en escuelas Waldorf como en escuelas estatales. Y su conclusión es que un comienzo temprano no conduce a una ventaja posterior. Además, determinó que los factores tempranos más importantes para una buena lectura posterior son las experiencias de lenguaje y aprendizaje logradas sin una instrucción formal de lectura. Debido a que los lectores tardíos siguen aprendiendo a través del juego, del lenguaje y la interacción con adultos, su aprendizaje a largo plazo no se ve afectado. Al contrario, estas actividades los preparan muy bien para un posterior desarrollo de la lectura. La investigación entonces plantea la interrogante: si no existen ventajas de aprender a leer a los cinco años, ¿habría desventajas asociadas a empezar a leer antes?. Luego comparó 54 niños de colegios Waldorf –donde la enseñanza de la lectura comenzó a los siete años- con 50 niños que asistieron a colegios donde la lectura empezó a enseñarse a los cinco años. Todos fueron sometidos a la misma prueba a los doce años. El estudio (que también tuvo en cuenta el ambiente de alfabetización y nivel socioeconómico familiar, la educación de los padres y aspectos de etnicidad y género) no detectó ninguna diferencia a los doce años en la fluidez y comprensión de lectura entre ambos grupos.

El lado negativo de la aceleración

El deseo de conseguir un camino rápido hacia el “éxito”, junto con la presión ejercida por estándares complejos y pruebas de rendimiento, han construido una nueva ‘supercarretera’ sin límites de velocidad ni vallas de contención: un lugar muy peligroso para los niños.

Creemos que, en lugar de someter a los preescolares a test de rendimientos o a mediciones de habilidades específicas (como saber las letras, sumar o restar), los educadores debiéramos evaluar de manera más amplia y flexible el desarrollo infantil, considerando lo cognitivo, pero también lo socioemocional, lo físico y aspectos como la creatividad, entre otras cualidades esenciales de la vida humana.

Los estudios muestran que las consecuencias a largo plazo de una educación parvularia inapropiada son nefastas. El Estudio de Comparación de Currículo Preescolar (PCCS) de la ONG High/Scope, también conocido como Estudio Preescolar Perry de High/Scope, podría ser el ejemplo más sorprendente.

Los resultados son claros: entregar una educación parvularia inapropiada a niños en riesgo social tiene un efecto negativo permanente. Millones de preescolares han sido sujetos de una escolaridad que exige mucho en muy poco tiempo. Lejos de reducir la brecha de aprendizaje con estos métodos, se están intensificando los problemas. Por eso, es tiempo que los educadores y los legisladores adopten la regla que guía a la comunidad médica: En primer lugar; no hacer daño.

¿Qué hemos perdido?

Mientras las escuelas se enfocan en inculcar habilidades matemáticas y de alfabetización en los más pequeños, unos pocos investigadores se preocupan de estudiar qué se está perdiendo como consecuencia de estos aprendizajes acelerados. La creatividad es una de estas pérdidas. El Test de Pensamiento Creativo de Torrance, aplicado millones de veces, por más de cinco décadas en 50 idiomas, es un mejor indicador que el CI para saber qué estudiantes se convertirán en innovadores exitosos en una gran variedad de profesiones.

“La creatividad es una casualidad…
La curiosidad es otra…”

En 2010, Kyung Hee Kim, psicóloga del William and Mary College (Estados Unidos) reveló a la revista Newsweek los resultados de una investigación que analizó casi 300 mil puntajes Torrance de niños y adultos, comprobando que los puntajes de creatividad habían ido aumentado constantemente, al igual que los puntajes de CI, hasta 1990. Pero desde entonces, los puntajes de creatividad han ido disminuyendo poco a poco. “Es muy claro y la reducción es muy significativa”, recalcó Kim. Esta disminución es más grave en los más pequeños, entre el nivel de jardín infantil hasta el 6° básico (11-12 años).

La curiosidad es otra de las habilidades que se ha ido perdiendo. Susan Engel, catedrática en psicología y directora del Programa sobre Enseñanza en el William & Mary College, diseñó una investigación para estudiar la curiosidad en la sala de clases. Sin embargo, durante una serie de visitas a colegios, observó tan pocos ejemplos de niños haciendo preguntas y expresando curiosidad, que tuvo que suspender el estudio.

“ Más importante que la lectura temprana es el aprendizaje de habilidades para jugar, que conforman las bases de las habilidades cognitivas.”

La pérdida de curiosidad tiene profundas implicancias para la educación. Los educadores de ciencias y de matemáticas hablan cada vez más de la necesidad de un aprendizaje por indagación; es decir, enfocarse en el aprendizaje construido por el alumno en oposición a la información transmitida por el profesor. Irónicamente, el aprendizaje iniciado por el estudiante es exactamente la forma en que los niños pequeños aprenden cuando se les permite jugar e involucrarse en el descubrimiento por la acción. Lamentablemente, muchos enfoques actuales de educación preescolar reprimen, de forma involuntaria quiza, la curiosidad y el aprendizaje vivencial en los niños pequeños, lo que dificulta la enseñanza de ciencias y matemáticas avanzadas en cursos posteriores.

Es tiempo de dar inicio a una década de la infancia, que restablezca y preserve la educación basada en el juego.

___________________________________________________________________
(*)Traducción y adaptación del texto de Joan Almon y Edward Miller: The Crisis in Early EducationA Research-Based Case for More Play and Less Pressure.

Aprendiendo idiomas con Unschooling

Aprender varios idiomas cuando ya eres adulto es un tanto complicado, ademas de que si te formaste dentro del sistema tradicional solo conoces una sola manera de aprender, y es utilizando lápiz, papel y memorizando las palabras, porque lastimosamente así aprendimos durante mas de 15 años.

Pero hoy te platicare algo diferente, hoy conocerás nuestra experiencia en el aprendizaje de idiomas con nuestro pequeño.

Ya conoces a JJ y nuestra filosofía, nuestro peque esta aprendiendo idiomas de manera natural, sin que se le obligue a aprender, sin que se lo impongamos, y sobre todo, sin sentarnos en un pupitre a memorizar las palabras.

Nuestra lengua materna es el español, pero sabes tanto como yo que el ingles es el idioma mas hablado en el mundo.  Actualmente nuestro pequeño se sabe los colores en ingles, los números, las preposiciones de lugar, y conoce e identifica ciertas palabras, y se encuentra interesado en seguir aprendiendo este idioma, por interés propio.

Otros idiomas que le llaman mucho la atención es el Chino, Japonés y el Francés,  puede identificar y pronunciar ciertas palabras y también esta interesado en aprender.

Pero seguramente te estarás preguntando que si yo no le enseño ni le obligo a aprender estos idiomas, como esta adquiriendo conocimiento, pues la respuesta es; Con las aplicaciones de juegos, con los vídeos de Youtube, con películas, libros, comics, instructivos, con las conversaciones que tenemos y con las constantes preguntas que nos hace sobre estos idiomas.

Por ejemplo:

Mientras jugábamos los tres, JJ le dice a su papi: Papi cuenta los números en ingles.., papi comienza, llega al diez y JJ dice: di mas números…papi continua hasta llegar al 100 en ingles, y JJ saltando y brincando por los lados, tu puedes pensar…pero si solo esta jugando no esta escuchando ni aprendiendo, pues déjame decirte que si esta aprendiendo y mas tarde, lo escuchas decir 80..88, 90.. en ingles.

Puedes ver que busca vídeos de juegos, minecraft, angry birds, plants vs zombies, mario bros en ingles, frances o chino u otro, y no tiene conflicto alguno de que sea otro idioma.

Cuando tiene dudas sobre el significado de las palabras nos pregunta, y nosotros siempre estamos disponibles para darle una respuesta, y cuando no lo sabemos investigamos.

Y como sus padres no tenemos expectativas sobre él, no queremos un hijo ‘modelo’, queremos un hijo feliz, que siga aprendiendo como lo hace hasta ahora, con un aprendizaje libre y natural.

Seguir esta filosofía no quiere decir que todas las familias o hijos serán igual, lo he dicho varias veces y lo repito, ninguna familia sera igual a otra, ningún niño aprenderá igual que otro, cada persona tiene sus propios intereses, gustos, somos personas únicas, y si estamos dispuestos, seremos SERES auténticos.

Sumando y Restando con Unschooling

Hoy paso algo increíble a los ojos de nosotros los papis adultos (que fuimos educados con el sistema de educación tradicional), y al mismo tiempo a los ojitos de nuestro peque resulto ser lo mas natural, lo mas normal en su día a día.

Ya les había platicado anteriormente que en nuestra familia seguimos la filosofía Unschooling, y criamos a nuestro pequeño con apego y amor. Educamos, no como nuestros padres nos educaron, educamos como nos va dictando nuestro corazón y nuestra biología.

Como sabrán nuestro pequeño Jedi (JJ) tiene cinco años, como sus padres no medimos su “nivel de aprendizaje” de lo que se “supone debería saber a su edad”, sabemos y observamos que esta aprendiendo día con día y en todo momento.

Bueno, pasando al tema de hoy…

Por la tarde miramos películas, nos dio hambre y baje a preparar la comida, pero antes de bajar JJ me dijo que quería cinco piezas de jamón con queso amarillo y mayonesa, le dije: – De acuerdo, ahorita te las traigo.

Ya en la cocina (yo mamá en proceso constante de desescolarización) decidí llevarle tres piezas de jamón con queso amarillo para que se los comiera como entrada mientras terminaba con la comida.

Mientras tanto se los comió y termino… y le pidió a su papi agua de Limón, pero antes de eso también le dijo; – Yo le pedí a mami cinco piezas de jamón y solo me trajo tres.

Y su papi le respondió: – ¿Entonces cuantas te faltan?

JJ contesto: – Cinco piezas… y su papi le contesto: – ¿En serio?, porque me dices que ya te comiste tres, y pediste cinco.

JJ respondió enseguida: – en realidad me faltan dos piezas para que sean cinco, ya me comí tres.

Si observas con ojos de adulto veras una simple conversación, pero si te adentras un poco mas y miras el aprendizaje que se ha dado en esta conversación, veras que JJ esta realizando sumas y restas.

Así de forma tan natural, así como cuando aprenden a caminar o a hablar.

Esto es tan solo un pequeño pedacito de lo que sucede en nuestro día a día, en cada conversación, en cada descubrimiento, en cada interés que tiene JJ, en cada experimento.

Voy a tratar de compartir con ustedes estos momentos, y digo tratar porque la verdad es un poco complicado llevar el diario de todo lo que aprendemos, porque son muchas, muchísimas cosas, pero prometo hacerlo de poco a poco.

¿Con que ojos estas observando?

 

Beneficios de jugar y aprender con Lego

Que los niños puedan jugar el tiempo que quieran es algo que todos los padres debemos permitir.

La mayoría de nosotros ya conoce Lego, y considero que sera un juguete Clásico, si es que no ya lo es, pues se encuentra en generaciones pasadas y continuara presente. Ademas no me puedes negar que armar y construir con estas piezas de Lego es muy entretenido y el tiempo literalmente pasa volando.
Y es que los Legos son más que simples juguetes de plástico, son una herramienta que ayudan a mejorar habilidades motoras y mentales.

Los beneficios que se obtienen al jugar con piezas de Lego son muchos, incluso se han convertido en un recurso necesario en ciertas empresas donde promueven la creatividad de sus empleados. No solo es un juguete apto para niños, los jóvenes, adultos y ancianos también podemos jugar y aprender de estos.

Los que siguen nuestro blog, seguramente saben que nuestra familia promueve el aprendizaje libre (Unschooling) y nos guiamos en los intereses de nuestro hijo.

Hoy te platicare sobre el aprendizaje que esta adquiriendo nuestro pequeño al jugar con Lego.

 

Habilidades de razonamiento

Capacidad para resolver problemas, este se observa cuando esta construyendo y nota que su construcción no esta quedando como lo esperaba, entonces encuentra otra forma de solucionar su situación, ya sea desarmando todo para volverlo a armar, agregando, o quitando piezas.

Planificación

Se observa cuando ya tiene pensado que construirá, planifica que piezas usara y los pasos que seguirá para lograr su diseño y evitar que tenga que desarmar su estructura.

 

Conocimientos matemáticos

Uno de los aprendizajes mas palpables y visibles a nuestro ojo adulto son las matemáticas, nuestro hijo aprendió a contar con las piezas Lego, porque para armar cierto diseño necesitaba saber el tamaño y es ahí donde aprende a contar o fraccionar, para lograr construir su diseño.

En el vídeo se muestra a nuestro hijo contando y la emoción que le da al contar.

A veces necesitaba contar la cantidad de piezas o botones de Lego y en este caso también desarrollo la noción de simetría y de distribuciones, ademas de identificar las letras.

 

Conciencia espacial

Al jugar con Lego también juega con el espacio, es decir, se hace conciente de la distribución del espacio, de las formas y tamaños de las piezas para lograr su construcción.

 

Aumento de concentración

A veces los adultos solemos pensar, “pero solo esta jugando, ¿qué puede aprender?”, déjame decirte que jugar y no solo con Lego trae infinidad de beneficios, y esta comprobado. Al construir con Lego se aumenta la concentración, te sumerges en lo que estas creando, por lo tanto los niños ejercitan su concentración.

Seguridad ante los retos

Construir una figura grande o de diseño complejo puede ser un gran reto, y terminarlo les deja a nuestros pequeños mucha seguridad personal y confianza en sus habilidades. Esto les ayudara a comprender y asimilar los retos que se le presenten en su vida de manera tranquila.

 

Creatividad

Todo lo que puedas imaginar se puede construir con Lego, y eso lo tenemos comprobado en cada construcción y diseño que realiza nuestro hijo, desde autos, casas, castillos, edificios, barcos, maquinas, animales, etc, las posibilidades son infinitas, por lo que la creatividad con Lego esta a la orden del día.

 

Inteligencia Emocional

Esta comprobado que jugar con colores y formas ayudan a liberar emociones negativas, por lo que al jugar con Lego, los niños se llenan de energía positiva, relajan su mente y mantienen la calma.

Jugar con Lego puede ser muy divertido y si le agregamos todos los beneficios que personalmente hemos comprobado y ademas compartes estos momentos de juego en familia te aseguro, incrementara y mejorara sus lazos familiares.

El conocimiento y aprendizaje se adquiere no solo con información sino que también se adquiere de manera natural y a través del juego.

 

Unschooling no es libertinaje

Muchas personas llegan a pensar que Unschooling es extremo libertinaje, que es dejar que nuestros niños se eduquen sólitos, en plena soledad, sin la participación de nosotros sus padres.

El que la filosofía de Unschooling nos diga que el aprendizaje es libre y es autónomo, no se refiere a que tenemos que dejarlos solos y que ellos resuelvan sus dudas a como puedan, sin ayuda, total son autónomos, pero esto no es así, es todo lo contrario.

Darles libertad no significa dejarlos hacer lo que quieran, y decirles que “si” a todo, es enseñarles valores, es enseñarles a convivir con la reglas de la sociedad, es enseñarles y permitirles ser libres de los prejuicios de la sociedad sin afectarla.

Es darle la prioridad a nuestros niños, con paciencia y respeto, aunque estés en medio de diez personas.

Es hablarles con la verdad, no se trata de decorar las respuestas a sus preguntas,
ni agregar ni quitar escenarios de tal manera que el “niño comprenda”, los niños comprenden y aprenden de la forma en que expreses tu respuesta por muy dura o cruel que pueda ser esa respuesta, a veces solemos creernos superiores y considerar que los niños “no entienden”, pero esta es una idea muy equivocada, los niños comprenden.

No estamos educando en una burbuja, estamos educando en la realidad, esa que muchas personas le temen.

Hacer Unschooling requiere padres con mucha paciencia, pues para educar con esta filosofía es muy indispensable ir al ritmo del niño porque no pretendemos controlar, ni manipular su aprendizaje, sin embargo si proporcionar un entorno donde el niño se sienta escuchado, donde exista el dialogo constante y una conexión de tal manera que los hijos sientan la atención y presencia de los padres. Y a su vez los padres ayuden a cultivar su creatividad, observando los intereses y curiosidades de los niños donde no sea necesario esperar a que el niño insista y pida atención del padre, si no que este surja de manera natural, de forma espontanea, actuando a la par y proporcionando los recursos sin invadir, sin entorpecer su naturalidad, respetando los tiempos de cada niño, compartiendo las dudas e incertidumbres, planteando preguntas de tal manera que lleven al niño y a nosotros mismos a pensar fuera de la caja.

Unschooling requiere la participación de los padres en cada momento, proponiendo, sugiriendo, previniendo, creando y buscando ambientes interesantes para facilitar el aprendizaje pero como dije antes, sin invadir ni entorpecer.

He de confesar que hacer Unschooling no es cualquier cosa, en definitiva creo que tampoco es para todos los padres ni para todos los niños.
Porque seamos honestos, existen padres que no saben conectar con sus hijos o mejor dicho no pueden aunque quieren y ellos tampoco son culpables, esa es su naturaleza, esa es su forma de ser y quizá fueron educados de esa manera y no saben hacerlo de otra forma.

Creo que todo radica en la conexión de padres e hijos con su propio ser, porque si conoces bien a tu hijo y te conoces bien a ti, todo sera como una melodía, danzando a la par, aprendiendo a la par.

Hacer Unschooling puede ser lo mas maravilloso, divertido y feliz, si así lo decides, todo depende de ti como padre, no es fácil en absoluto des-aprender la forma
en que se nos educo, de esa forma tan rígida, controlada y domesticada pero con amor y dedicación se puede lograr.

Nunca paramos de aprender, cada día estamos en constante aprendizaje, no solo en el aspecto académico sino en todos los aspectos que ocurren a nuestro alrededor, Unschooling es así, es principalmente como padres observando el aprendizaje en todo y educando con amor.

 

 

¿Sociedad enferma?

Hoy quiero invitarte a reflexionar, te invito a mirar el siguiente vídeo, solo tomara 2 minutos 29 segundos de tu tiempo, pero al finalizar puede que cambies tu perspectiva, y quizá tu y yo hagamos la diferencia.

“No es signo de buena salud el estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma.”

– Jiddu Krishnamurti

¿Te movió algo?, compartenos tu reflexión.

 

Abrazos de amor y paz.

Estudio científico de Harvard: Padres que crían niños felices hacen estas 7 cosas

Consejos para criar niños felices

Anteriormente me daba temor ir en contra de las costumbres de la sociedad actual, pero mientras mas leía me daba cuenta de que debo seguir firme en mi instinto, que como padres lo estamos haciendo bien, porque que cuando te sumerges en este mundo consciente te das cuenta de que no eres la única rara y de que mas personas en el mundo lo están haciendo como tú, que mas personas estamos tomando el control de la maternidad y paternidad, que estamos despertando, siendo conscientes de la crianza que queremos dar a nuestros hijos, una especialmente regida por el amor, una crianza respetuosa, donde pretendemos buscar la felicidad de nuestros niños.

“No puedes educar a tus hijos tal y como lo hicieron tus padres contigo, pues tus padres te educaron para un mundo que ya no existe.”

Nuestros hijos están creciendo en la era tecnológica donde los avances científicos son muy acelerados, su realidad es distinta a la nuestra por lo que es entendible que veces nos sentimos abrumados y confundidos por las opiniones de los demás.

Encontrar información científica nos revitaliza, nos llena de energía y nos da el impulso para seguir adelante en la crianza consciente que día con día hacemos con nuestros hijos. En este caso psicólogos de la Universidad de Harvard basados en el análisis de estudios científicos, han revelado lineamientos para criar niños exitosos y compasivos.

Realice la traducción del mismo y te lo comparto porque si estas aquí, seguramente la semilla de una crianza respetuosa se esta germinando en ti, porque a su vez sin yo haber leído antes estos puntos, como familia ya lo practicamos en nuestro día a día.

La investigación del desarrollo humano demuestra claramente que las semillas de empatía, honestidad y compasión están presentes desde muy temprano en la vida, pero que para convertirse en personas caritativas y éticas, los niños necesitan de los adultos para ayudarles a cultivar estas semillas durante su etapa de niñez.
Ayudar a cultivar la empatía de los niños por los demás, porque cuando los niños pueden sentir empatía y asumir la responsabilidad de los demás, es probable que sean más felices y tengan más éxito. Tendrán mejores relaciones durante toda su vida, y las relaciones fuertes son un ingrediente clave de la felicidad.
A continuación se muestra un conjunto de pasos para educar a los niños cariñosos, respetuosos y éticos, junto con consejos para ponerlos en acción. Estas guía se creo con el apoyo de muchos estudios y por el trabajo de diversas organizaciones que han llevado a cabo durante varias décadas con familias en toda América.

1. Impulsar el desarrollo de relaciones caritativas y amorosas con tus hijos.

Los niños aprenden honestidad y respeto cuando son tratados de esa manera. Cuando nuestros hijos se sienten amados, también se apegan a nosotros. Ese apego los hace más receptivos a nuestros valores y enseñanzas.

El amor a nuestros hijos toma muchas formas, tales como atender sus necesidades físicas y emocionales, proporcionar un ambiente familiar estable y seguro, mostrar afecto, respetar sus personalidades individuales, tomar un verdadero interés en sus vidas, hablar de cosas que importan y afirmar sus esfuerzos y logros.

Tiempo de calidad juntos

Planifica un tiempo de calidad emocionalmente íntimo con tus hijos. Algunos padres hacen esto a través de la lectura nocturna a la hora de acostarse. Otros por ejemplo construyen con cada uno de sus hijos sus horarios semanales en lugar de dejarlo al azar. Por ejemplo, pasar un sábado por la tarde a la semana con cada uno de sus hijos haciendo algo que ambos disfruten. Con tiempo de calidad nos referimos a conectar realmente con tu hijo, estar presente, olvidarte de tu teléfono móvil y de todos tus pendientes.

Crea una conversación significativa.

Siempre que tengas tiempo con tu hijo, realiza conversaciones que saquen a la luz sus pensamientos, sentimientos y experiencias. Haz preguntas como:

¿Cuál fue la mejor parte de tu día? ¿La parte más difícil?

¿Qué lograste hoy que te hace sentir bien?

¿Qué es algo que alguien hizo por ti hoy? ¿Qué es lo que hiciste?

¿Qué es algo que aprendiste hoy en la escuela o fuera de la escuela?.

2.- Ser un modelo moral y un mentor fuerte.

Los niños aprenden valores y comportamientos éticos observando nuestras acciones y las acciones de otros adultos que ellos respetan. Los niños escucharán nuestra enseñanza mientras caminamos y practicamos el ejemplo.

Presta mucha atención a si estás practicando la honestidad, la imparcialidad y el respeto de ti mismo, a tus habilidades en como resolver conflictos de manera pacífica, a la gestión de la ira y otras emociones difíciles de manera eficaz.

Pero, nadie es perfecto todo el tiempo. Por eso es importante para nosotros, de hecho, ser modelo para los niños en la humildad, la auto-conciencia y la honestidad reconociendo y trabajando en nuestros errores y defectos. También es importante para nosotros reconocer lo que podría estar atravesando nuestro propio ser. ¿Estamos, por ejemplo, exhaustos o estresados?, ¿Nuestro niño interior empuja nuestros botones emocionales de una manera específica que hace que el respeto de ti mismo sea difícil?.

Y recuerda, los niños sólo querrán ser como nosotros si nosotros confiamos y nos respetamos. Los adultos podemos reflexionar sobre si nuestros hijos nos respetan y, si creemos que no lo hacen, consideremos por qué y cómo podemos reparar la relación.

Servicio y amor propio.

Participa regularmente en el servicio comunitario o busca otras maneras de contribuir a una comunidad. O aún mejor, considera hacer esto junto con tu hijo.
Habla con tu hijo cuando cometas un error que le afecte, pide disculpas por el error y explica cómo planeas evitar cometer el error la próxima vez.
Reflexiona y consulta con personas de confianza cuando te resulte difícil cuidarte o ser modelo de cualidades éticas importantes como la imparcialidad.
Cuídate, ya sea pasar tiempo con tu pareja, ir a pasear, orar o meditar, trata de hacer tiempo para aliviar tu estrés porque es importante para ti y porque te permitirá estar más atento y cuidar a los demás.

3.- Hacer del cuidado de los demás una prioridad y establecer expectativas éticas.

Es muy importante que los niños escuchen de sus padres que se preocupan por los demás, que son una prioridad y que son tan importante como su propia felicidad. A menudo los niños no están escuchando ese mensaje.

Una gran parte de la priorización de la atención es mantener a los niños en expectativas éticas, como honrar sus compromisos, hacer lo correcto incluso cuando es difícil, defender principios importantes de equidad y justicia, y ser respetuosos.

Considera los mensajes diarios que das a tus niños. Por ejemplo, en lugar de decirle a los niños: “Lo más importante es que eres feliz”, podrías decir: “Lo más importante es que eres amable y que eres feliz”.
Se atento con las necesidades de los demás, y tu hijo lo sera.

4.- Proporcionar oportunidades para que los niños practiquen la gratitud.

Los niños necesitan practicar el cuidado de otros y estar agradecidos, es importante para ellos expresar su aprecio por las personas que contribuyen a sus vidas. Los estudios demuestran que las personas que se dedican al hábito de expresar gratitud son más propensas a ser generosas, compasivas y capaces de perdonar, y también son más propensas a ser felices y sanas.

Aprender a ser agradecido y cuidar es en ciertos aspectos como aprender a jugar un deporte o un instrumento. Repetición diaria, ya sea ayudando a un amigo con la tarea, haciendo un trabajo en el aula, o reflexionando rutinariamente sobre lo que apreciamos acerca de los demás, y los desafíos crecientes hacen que el cuidado y la gratitud sea lo mas natural en los niños.

Crear reuniones familiares, que ayuden a los niños a resolver problemas familiares como peleas entre hermanos, problemas para ir a la escuela. Aunque como padres siempre necesitamos estar firmemente detrás de los valores clave como la honestidad y la justicia, podemos hacer que nuestra casa sea democrática en aspectos clave, pidiendo a nuestros hijos expresar sus puntos de vista mientras nos escuchan. Involucrar a los niños en la elaboración de planes para mejorar la vida familiar enseña habilidades de toma de perspectiva y resolución de problemas y les da una auténtica responsabilidad: convertirse en co-creadores de una familia feliz.

Se agradecido

Cuando los niños ayudan por ejemplo en los quehaceres domésticos, agradece su acción, aunque la ayuda sea rutinaria, agradece día con día su ayuda porque es más probable que se arraigen en las acciones de cada día.

Entabla conversaciones con los niños acerca de los actos de bondad y maldad que ven en su vida cotidiana o en la televisión y sobre los actos de justicia e injusticia que podrían presenciar o escuchar en las noticias, por ejemplo, sobre una persona que defendió una causa importante o sobre una instancia de sexismo o racismo. Pregunta a los niños cómo ven estas acciones y explica por qué piensas que estas acciones son buenas o malas, justas o injustas.

Considera la posibilidad de expresar gratitud como un ritual diario a la hora de la cena, la hora de acostarse, en el coche o en el metro.
Anima a los niños a expresar su aprecio por los miembros de la familia, maestros u otras personas que forman parte de sus vidas.

5.- Amplíar el círculo de empatía de tu hijo.

Casi todos los niños simpatizan y se preocupan por un pequeño círculo de familias y amigos. Nuestro reto es ayudar a los niños a aprender a tener empatía y a preocuparse por alguien fuera de ese círculo, como un niño nuevo en clase, alguien que no habla su idioma, el custodio de la escuela o alguien que vive en un país lejano.

Es importante que los niños aprendan a acercarse, escuchando atentamente y atendiendo a los que están en su círculo inmediato, y a alejarse, teniendo en cuenta el panorama general y teniendo en cuenta la gama de personas con las que interactúan cada día. Los niños también deben considerar cómo sus decisiones afectan a una comunidad. Especialmente en nuestro mundo más global, también es importante que los niños desarrollen empatía por las personas que viven en otras culturas y comunidades.

Los niños enfrentan desafíos.

Anima a los niños a considerar las perspectivas y sentimientos de aquellos que pueden ser vulnerables, como un nuevo niño en la escuela o un niño que experimenta algún problema familiar. Dar a los niños algunas ideas sencillas para tomar medidas, por ejemplo en como reconfortar a un compañero de clase que sufrió bullyng o a un nuevo estudiante.

Utiliza las historias de periódicos o TV para iniciar conversaciones con los niños sobre las dificultades y desafíos de otras personas, o simplemente las diferentes experiencias de niños en otro país o comunidad.
Enfatiza con tu hijo sobre la importancia de escuchar a los demás, especialmente a aquellas personas que pueden parecer desconocidas y que pueden ser más difíciles de entender de inmediato.

6. Promover la capacidad de los niños para ser pensadores éticos y creadores de cambios positivos en sus comunidades.

Los niños están naturalmente interesados en las cuestiones éticas y luchar con estas cuestiones éticas puede ayudarles a averiguar, por ejemplo, lo que es la justicia, lo que deben hacer cuando tienen conflictos. Los niños también están a menudo interesados en asumir roles de liderazgo para mejorar sus comunidades. Muchos de los programas más impresionantes para construir la empatía y el respeto para detener la intimidación y la crueldad, por ejemplo, han sido iniciados por niños y jóvenes.

Usted puede ayudar a los niños a convertirse en pensadores y líderes éticos escuchándolos y ayudándolos a pensar a través de sus propios dilemas éticos, tales como: “¿Debo invitar a un nuevo vecino a mi fiesta de cumpleaños cuando a mi mejor amigo no le cae bien?” Tu puedes proporcionar oportunidades a tus hijos para combatir la injusticia en tus amistades y fortalecer así la amistad de otras maneras.

Entra en acción

Anima a los niños a tomar medidas contra los problemas que les afectan, como el ciberacoso o una esquina de la calle peligrosa.
Proporciona oportunidades para que los niños se unan a causas, ya sea apoyando una institución, creando consciencia sobre la situación de los animales maltratados o cualquier área que les interese a ellos.
Animar a los niños no sólo a “hacer por los demás”, sino a “hacer con” los demás, trabajando con diversos grupos de personas para responder a los problemas de una comunidad.

Pensar en voz alta con tu hijo.

Iniciar una conversación sobre los dilemas éticos que surgen en programas de televisión o dar a los niños dilemas éticos por ejemplo. ¿Qué deben hacer cuando un compañero de escuela les dice cosas malas sobre otro niño? ¿Cuando ven a alguien engañando o robando? ¿Cuándo han hecho algo mal y tienen miedo de admitirlo a sus padres?.

7.- Ayudar a los niños a desarrollar el auto-control y manejar sus sentimientos de manera efectiva.

A menudo la capacidad de cuidar a otros es abrumado por la ira, la vergüenza, la envidia u otros sentimientos negativos.

Podemos enseñarles a los niños que todos los sentimientos están bien. Los niños necesitan nuestra ayuda para aprender a manejar los sentimientos de manera productiva.

Identificar los sentimientos

Nombrar con los niños los sentimientos difíciles como la frustración, la tristeza y la ira y animarlos a hablar contigo acerca de por qué se sienten de esa manera.

Una manera sencilla de ayudar a los niños a manejar sus sentimientos es practicar tres sencillos pasos juntos: detenerse, tomar una respiración profunda por la nariz y exhalar por la boca, y contar hasta cinco. Pruébalo cuando tu hijo esté tranquilo. Luego, cuando la veas enojado, recuerda los pasos y háganlo juntos.

Practica con tu hijo(a) cómo resolver conflictos. Considera un conflicto que tu o tu hijo presenció o experimentó que resultó ser mal, y busquen diferentes formas de resolverlos. Trata de lograr la comprensión mutua, escuchando y parafraseando los sentimientos de los demás hasta que ambas personas se sientan comprendidas. Si tu hijo observa que experimenta una sensación difícil y está preocupado, habla con él acerca de cómo lo está gestionando.

Criar un niño cariñoso, respetuoso, ético es y siempre ha sido un trabajo desafiante. Pero es algo que todos nosotros podemos hacer. Y ningún trabajo es más importante o en última instancia más gratificante que SER padres.

Fuente de investigación: Harvard Sitio Oficial

Tikki Tikki Tembo, Cuento divertido y disparatado

Hace mucho tiempo, en la lejana China, vivían dos hermanos. Uno de ellos se llamaba Sam y el otro se llamaba Tikki Tikki Tembo No Sarimbo Hari Kari Bushkie Perry Pen Do Hai Kai Pom Pom Nikki No Mino Dom Barako.

Un día, los dos hermanos estaban jugando en el jardín cerca del pozo, cuando Sam cayó al pozo y  Tikki Tikki Tembo No Sarimbo Hari Kari Bushkie Perry Pen Do Hai Kai Pom Pom Nikki No Mino Dom Barako corrió  con su madre gritando:

– ¡Ven pronto! Sam se ha caído al pozo. ¿Que podemos hacer?

– ¡Qué! – exclamó su madre – ¿ Sam se ha caído al pozo? ¡Hay que correr y decírselo a tu padre! Juntos corrieron con el padre y le dijeron:

– ¡Ven pronto! Sam se ha caído al pozo. ¿Qué podemos hacer?

– ¿Sam se ha caído al pozo?

– exclamó el padre – ¡Corramos a decirle al jardinero!

Así que corrieron con el jardinero y le gritaron:

– ¡Ven pronto! Sam se ha caído al pozo. ¿Que podemos hacer?

– ¿Sam se ha caído al pozo?

– repitió el jardinero y corrió a toda prisa por una escalera y sacó al niño del pozo, todo mojado, frío y asustado, pero también muy contento de estar vivo.

Poco después, los dos hermanos estaban de nuevo  jugando junto al pozo. Esta vez fue  Tikki Tikki Tembo No Sarimbo Hari Kari Bushkie Perry Pen Do Hai Kai Pom Pom Nikki No Mino Dom Barako el que se cayó al pozo y Sam echo a correr con su madre gritando:

– ¡Ven pronto!  Tikki Tikki Tembo No Sarimbo Hari Kari Bushkie Perry Pen Do Hai Kai Pom Pom Nikki No Mino Dom Barako se ha caído al pozo. ¿Que podemos hacer?

– ¡Qué! – exclamó su madre – ¿Tikki Tikki Tembo No Sarimbo Hari Kari Bushkie Perry Pen Do Hai Kai Pom Pom Nikki No Mino Dom Barako se ha caído al pozo? ¡Hay que correr y decírselo a tu padre!

Juntos corrieron con el padre y le dijeron:

– ¡Ven pronto! Tikki Tikki Tembo No Sarimbo Hari Kari Bushkie Perry Pen Do Hai Kai Pom Pom Nikki No Mino Dom Barako se ha caído al pozo. ¿Qué podemos hacer?

– ¿Tikki Tikki Tembo No Sarimbo Hari Kari Bushkie Perry Pen Do Hai Kai Pom Pom Nikki No Mino Dom Barako se ha caído al pozo? – exclamó el padre –

¡Corramos de decirle a jardinero!

Así que corrieron con el jardinero y le gritaron:

– ¡Ven pronto! Tikki Tikki Tembo No Sarimbo Hari Kari Bushkie Perry Pen Do Hai Kai Pom Pom Nikki No Mino Dom Barako se ha caído al pozo. ¿Qué  podemos hacer?

– ¿Tikki Tikki Tembo No Sarimbo Hari Kari Bushkie Perry Pen Do Hai Kai Pom Pom Nikki No Mino Dom Barako se ha caído al pozo? – repitió el jardinero y corrió a toda prisa por una escalera y sacó a Tikki Tikki Tembo No Sarimbo Hari Kari Bushkie Perry Pen Do Hai Kai Pom Pom Nikki No Mino Dom Barako del pozo, pero el pobre niño había estado en el agua tanto tiempo que se había ahogado.

Y desde entonces, los chinos les dan a sus hijos nombrese muy cortos. Y colorin colorado este cuento se ha acabado y colorin colorete hasta la luna llega el cohete.

Autor: Anónimo.
Arte: Tomado de la web.

 

¿Te ha gustado este cuento?, porque a nosotros nos encanta.

¿Ya lo habías leído?, cuéntanos que te ha parecido.

 

Creciendo en libertad, educando para saborear la vida

En nuestra actual sociedad del conocimiento basada en la tecnología y el consumismo, como padres debemos de ser capaces de educar niños más reflexivos, con más paciencia, con mas empatía pero sobre todo mas libres de poder SER ellos mismos. Solo así potenciaremos al máximo su desarrollo cerebral para que se perciban a sí mismos como personas aptas, libres y felices para lograr aquello que se propongan.

“Aprenderás a amar a tus hijos cuando los ames por lo que son, y no por lo que te gustaría que fueran”.

Cada niño es un mundo en sí mismo y nosotros como sus padres debemos de proporcionar un entorno basado en los intereses del niño. Un entorno donde pueden expresarse mejor y aprender aquello que realmente les interesa, potenciando así sus talentos.

Debemos siempre estar atentos a sus intereses, satisfaciendo su curiosidad, respondiendo a sus preguntas, estar disponibles para ellos en el momento en que nos requieran, apoyando sus decisiones, tomando en cuenta sus ideas.

Con nuestro ejemplo podemos enseñarles a cuestionar absolutamente todo, para obedecer a la razón y no a la autoridad, ni a la costumbre.

Enseñarles a no tener miedo a SER ellos mismos, aun cuando la sociedad lo critique y no lo comprenda, porque llegar a SER es la máxima expresión de libertad.

La libertad de ser uno mismo requiere de esfuerzo y valentía cuando ya sé es adulto, ¿Porque no enseñar y dejar a nuestros niños crecer siendo libres?.

Si, libres que aprender según sus intereses, no eso que se intenta obligar a memorizar solo porque “hay que cumplir y aprobar con un examen”, ¿Acaso tu recuerdas el 100% de lo que memorizaste en la escuela?, y que me dices de recordar aquello que verdaderamente te intereso, aquello que te apasiono, ¿lo recuerdas? verdad que si.

Que sean libres de traer el pelo largo o corto, que la decisión la tomen ellos, no tú.
Que sean libres de vestir a su gusto, a su manera, de andar descalzos por la calle o en la plaza comercial si así lo desean. Me gustaría hacerte esta pregunta: ¿Vistes para ti o para la sociedad?.
Porque ya de adultos la mayoría de nosotros y me incluyo, esperamos ser aprobados, ¿porque crees que estamos esperando tener miles de likes?, para satisfacer mi necesidad de pertenencia, para satisfacer mi necesidad de ser parte de la sociedad, para satisfacer eso que no satisfice o eso que no me permitieron satisfacer siendo niña.

Que nuestros niños puedan ser libres de comer cuando les de hambre, no cuando tu has decidido que ya es la hora de comer, porque ¿Qué pasa si no tiene hambre?, ¿Qué haces tu cuando no tienes hambre?, Acaso viene un adulto y te obliga a comer todo tu plato, ¡Y no te levantes de la mesa hasta que te lo acabes!, ¿Qué pensarías de esa persona que te obliga a comer?, al contrario, y si esa persona adulta te dice, puedes comer cuando tengas hambre, ¿como te sentirías?, ¿apoyada, respetada?.

Libres de decidir a quien dar besos, el hecho de que sea la abuela, no significa que la tenga que llenar a besos solo porque la abuela esta necesitada de besos, porque no en lugar de obligar al niño a dar besos a la abuela, dejas que la abuela te apachurre a besos a ti y le damos el respeto que merece y que esta pidiendo ese niño.

Que sean libres de dar las gracias cuando verdaderamente le nazca desde su corazón, no cuando uno de adulto lo obligue a darlas solo “para quedar bien” porque, ¿que van a pensar de mi hijo?, ¡Que mal estoy educando!, como me veré yo ante la sociedad.

Que puedan ser libres de dormir cuando tengan sueño, no cuando tu los mandes a dormir, acaso tú, te obligas a dormir a las 7pm. de la noche solo porque ya es hora de dormir.

Cambiemos los papeles, ¿Como te sentirías tu ante el adultismo constante? porque un niño es una persona, como tú, como yo, el hecho de que sea niño no significa que tengas poder sobre este para manipularlo a tu manera. Enseñemos a nuestros niños a conectar con su SER, a conocerse y a identificar sus emociones acompañándolos en cada momento.

Olvídate de lo que diga la sociedad, ¡Basta ya de las opiniones de los demás! es tu hijo, a la persona que tu estas criando con amor, a esa persona que educas en el respeto, en la paciencia.

No nos debe importar las opiniones de los demás, pues el mayor riesgo en la vida es no arriesgarse nunca. Si no arriesgamos nada, no hacemos nada, y estaremos encadenados por nuestros miedos, siendo esclavos de ellos, algo que finalmente nos llevará a perder nuestra propia libertad.

Podemos deslizarnos por la vida sin entregarnos enérgicamente a ella. Podemos no exponernos a los fracasos, a los errores, a las decepciones, al dolor, a vivir dentro de la zona de confort, en cierta forma, es en realidad una negación de la vida. Con frecuencia se trata de una incapacidad de dar y otras veces, de una gran falta seguridad, de temor a exponerse, a arriesgar.

Educar es la aventura más importante de nuestras vidas y realizarla requiere de una actitud a prueba de bombas. ¿Te atreves?

 

Educar no es llenar la mente sino liberarla de creencias

Muchas veces los padres creemos que debemos enseñar todo a los niños para prepararlos para el futuro de la vida real. Y es cierto los niños tienen mucho que aprender, pero no podemos caer en el error de pensar que nuestra manera de hacer las cosas o de ver el mundo es más válida o peor aún que es la única y es la correcta, porque si lo visualizas, ¿como es ese futuro que esperas para tu hijo?, visualizate hoy, ¿eres el futuro que tú querías cuando eras niño o eres el futuro que tus padres querían para ti? ¿te gusta tu futuro presente?

La función de nosotros los padres y de los maestros no es crear copias exactas de sí mismos sino de brindarles las herramientas a nuestros niños para que puedan desarrollar al máximo su SER.

Educar es sinónimo de enriquecer, no de limitar. La educación no consiste en llenar la mente de los niños con conceptos y formas de hacer, sino en liberarla para que sean realmente libres para pensar y crear por si mismos.

Existen muchas formas de limitar la mente de los niños y que sutilmente los adultos hacemos a veces consciente y otras veces inconscientemente.

Cuando regañamos a un niño porque intenta hacer las cosas a su manera y le enseñamos a hacerla como nosotros creemos correcto pensando que es la única forma, estamos limitando su creatividad o cuando los regañamos porque han cometido un error les generamos miedo al fracaso y sentamos las bases para una autoestima negativa o cuando les ponemos una etiqueta, les cortamos un pedacito de su personalidad limitándola a las expectativas de los demás.
O cuando les imponemos o les impedimos aprender por su cuenta y les sobre-protegemos les impedimos desarrollar sus habilidades y lo que es más importante la confianza de sí mismo.

Cada vez que pretendemos que los niños sigan nuestros pasos porque pensamos y creemos que es lo mejor para él le arrebatamos la posibilidad de soñar y perseguir sus propias metas, evitamos que ellos conecten consigo mismos, evitamos que sean ellos, esos seres que han venido a SER, ¿Cuantos de nosotros los adultos aprendimos a conectar y a SER nosotros mismos desde pequeños?.

Definitivamente no existe una manera correcta de hacer las cosas. Cada quien debe experimentar por sí mismo y encontrar la manera con la que se sienta más cómodo y refleje mejor su forma de SER. Esto es particularmente importante en el caso de los niños pues tienen una creatividad asombrosa y si la limitamos, después es muy difícil que vuelva a florecer.

Podemos enseñarle las notas musicales, pero debemos dejar que sean ellos quienes compongan la melodía.

De nuestros errores pueden nacer grandes cosas, podemos obtener grandes experiencias. Los errores son parte del proceso de aprendizaje, por lo que no debemos temerles ni transmitirles a los niños una idea negativa sobre ellos. Por ejemplo, ¿sabías que los rayos X, la penicilina, entre otros muchos inventos, fueron descubiertos por error o simple casualidad?.
En lugar de evitar y de castigar los errores, debemos animar a los niños a que aprendan de ellos e intenten descubrir su lado positivo. De hecho, es un excelente ejercicio mental incluso para los adultos, ya que nos anima a abandonar la actitud derrotista y buscar nuevas perspectivas.

El apoyo, el acompañamiento, la confianza, el amor es fundamental y lo cambian todo, cambias de perspectiva. ¡Nunca lo olvides! No son las experiencias, sino nuestra reacción ante ellas, lo que determina si nos estancamos o crecemos.

 

error: ¡¡Contenido protegido!!